Publicidad

Jerusalén, 4 ene (EFE).- Un 60% de los israelíes está disconforme con cómo el nuevo primer ministro, Benjamín Netanyahu, manejó las negociaciones de formación de gobierno y consideran que realizó demasiadas concesiones ante sus socios ultraderechistas y ultraortodoxos, según una encuesta publicada este miércoles.

La encuesta forma parte de un informe del Instituto para la Democracia de Israel (IDI), que abordó múltiples cuestiones del nuevo Ejecutivo.

Del total de 751 encuestados, un 60% otorgó una valoración negativa a las negociaciones de coalición de Netanyahu, incluyendo casi un 40% de los votantes de su propio partido, el Likud, y de su socio ultraderechista, Sionismo Religioso.

Además, un 62% consideró que el mandatario realizó demasiadas concesiones durante las negociaciones, algo que ha sido destacado también por miembros de la oposición y de la sociedad civil.

El nuevo Gobierno está compuesto por 64 diputados de un total de 120, de los cuales 32 pertenecen al Likud, 18 a partidos ultraortodoxos y 14 a formaciones de extrema derecha.

Sin embargo, algunos de los partidos más pequeños del nuevo Ejecutivo han conseguido tanto importantes carteras ministeriales como compromisos por escrito de parte de Netanyahu sobre medidas específicamente formuladas para favorecer a sus votantes en detrimento del resto de la población.

Además, los líderes de dos partidos ultraderechistas de la nueva coalición exigieron la aprobación de leyes que expandieran su poder como ministros en el Gobierno, antes incluso de que este fuera ratificado en el Parlamento.

Un tercer ministro, el ultraortodoxo Aryeh Deri, solicitó también una ley que autorizara su designación al frente de las carteras de Interior y Sanidad, tras haber sido inhabilitado a principios de año tras ser condenado por fraude fiscal.

Las tres leyes fueron aprobadas previo a la jura del Gobierno el pasado jueves.

La creciente influencia política de los ultraortodoxos, que obtuvieron también promesas de Netanyahu sobre un aumento de las subvenciones para quienes estudian la Torá en lugar de trabajar, también fue abordada por el informe de este mes del IDI.

Este detalla que un 75% de los israelíes considera que el impacto de este sector de la sociedad en la política nacional es muy elevado y no se corresponde con su tamaño en relación a la población total (13,5%).

Por otra parte, un 64% de los encuestados cree que es probable que la composición y políticas del nuevo Ejecutivo desencadenen una ola de protestas en las calles mientras que un 51.5% teme que la imagen de Israel ante la comunidad internacional se vea perjudicada. EFE

pd/alf

Publicidad