Publicidad

Sídney (Australia), 13 feb (EFE).- Las condiciones de calor extremo dejaron este martes sin electricidad a medio millón de viviendas y negocios en el sur de Australia, donde dos incendios forestales en el Parque Nacional Grampians, a unos 250 kilómetros al noroeste de Melbourne, acechan a varias comunidades.

Las altas temperaturas de hasta casi 40 grados, sumadas a tormentas, fuegos y fuertes vientos, han causado la caída de las líneas de transmisión y la desconexión de varios generadores de la red eléctrica del estado de Victoria, según la agencia gubernamental de gestión de energía (AEMO, siglas en inglés).

Además, los fuertes temporales y la caída de granizo han provocado daños a la red ferroviaria de Melbourne, la capital regional de Victoria y la segunda ciudad más poblada de Australia.

Ante las condiciones climáticas extremas, el Servicio de Emergencias e Incendios de Victoria (CFA, siglas en inglés) ordenó a los residentes de las comunidades de Bellfield, Lake Fyans, Mt Stapylton y Pomonal, todas localizadas en el Parque Nacional Grampians, a buscar refugio y “actuar inmediatamente para sobrevivir” debido al avance de los incendios que arden.

Las llamas han “impactado” a algunas propiedades de la región, según expresaron las autoridades, aunque sin detallar el número ni la magnitud de los daños causados por esta ola de calor extremo, que comenzó el sábado y se extenderá hasta mañana.

La combinación de calor extremo, fuertes vientos y sequedad recordó a los residentes de Victoria a los incendios del llamado ‘Verano Negro’ de 2019 y 2020, en el que murieron 33 personas, unas 3.000 viviendas resultaron calcinadas y se quemaron unos 180.000 kilómetros cuadrados de terrenos.

Australia tiene un historial de destrucción dejado por los fuegos que azotan el país, que vivió en 2009 uno de los peores incendios de las últimas décadas, cuando las llamas causaron 173 muertos y 414 heridos y consumieron 4.500 kilómetros cuadrados en Victoria.

La temporada de incendios en Australia varía según la zona y las condiciones meteorológicas, aunque generalmente se registran en el verano austral, entre los meses de diciembre a marzo.EFE

wat/nbo/ess

Publicidad