Cuacos de Yuste (Cáceres), 14 oct (EFE).- La canciller alemana saliente, Angela Merkel, ha proclamado este jueves que “solo una Europa unida es una Europa fuerte” y ha alertado que la UE “acabará teniendo problemas” sino frena los extremismos y los intereses nacionales que se oponen a una mayor soberanía comunitaria.

En la recta final como canciller después de 16 años, Merkel ha recogido, de manos de Felipe VI, el XIV Premio Europeo Carlos V en el Monasterio de Yuste (Cáceres) por su contribución y su compromiso con la UE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el del PP, Pablo Casado, han asistido a la ceremonia para mostrar su reconocimiento a una figura que, según el rey, pasará a “la historia con mayúsculas de la UE” por haber representado “el espíritu de la mejor Europa unida”.

La iglesia del recinto de este monasterio, al que se retiró y donde murió Carlos I de España y V de Alemania (1500-1558), ha sido el escenario de la entrega del galardón que concede desde 1995 la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste.

En su despedida de España, la política alemana, de 67 años, ha hecho un alegato europeísta para que la UE tenga peso en el mundo frente a otras potencias.

“Solo una Europa unida es una Europa fuerte, y eso nos viene de los valores comunes. Unidos hacia adentro, fuertes hacia afuera. Éste es el lema de la coexistencia de la UE”, ha subrayado.

Frente a “fuerzas centrífugas” que amenazan la cohesión comunitaria, en especial en contextos de crisis, Merkel ha sentenciado: “Cuando los intereses nacionales a corto y medio plazo se anteponen al reto común europeo o la base jurídica, acabaremos teniendo problemas”.

Merkel ha animado a los líderes europeos a “actuar con una sola”, a ser “perseverantes” y a que la UE sea “más independiente y soberana” para contrarrestar la hegemonía de países como China y hacer valer sus intereses.

También a reivindicar sus principios de “cooperación, respeto y tolerancia”, al ser “la base de su credibilidad”.

Frente a las amenazas que representan “los extremismos, el terrorismo, el racismo o el antisemitismo”, ha emplazado a “combatirlas con la mayor determinación”.

A juicio de la canciller, la paz y la historia labradas en Europa en las últimas décadas “no se pueden dar por sentadas”.

“Al contrario, hay que protegerlas y defenderlas. No tenemos la garantía de tener la libertad y la paz de forma duradera (…) Europa es una suerte para todos que se debe preservar”, ha sentenciado.

En clave económica, la canciller, defensora en la anterior crisis de medidas austeras, ha asegurado que para afrontar la recuperación tras la pandemia, los gobiernos europeos han de tener “cuentas públicas sólidas” y acometer “provisiones” para estar preparados ante futuras incertidumbres.

Después de entregarle la estatuilla, Felipe VI ha ensalzado a la dirigente alemana por haber “antepuesto el compromiso al enfrentamiento” y propiciado “consensos y soluciones equilibradas y constructivas” siempre “alejada de protagonismos y de los extremos”.

“Estos son los motivos que la dotan hoy de un gran respeto y autoridad política. Su pragmatismo y fiabilidad han sido símbolo de solidez en Europa y en el mundo. Pocas personas pueden representar mejor el espíritu de la unidad de Europa”, ha asegurado el monarca.

El jefe del Estado no ha escatimado elogios hacia una “mujer excepcional” por su liderazgo mundial, por el legado que deja, así como por su “tesón y perseverancia” en todas las crisis que ha afrontado.

“Estos últimos 16 años de liderazgo tan personal, tan especial, pasarán a la historia con mayúsculas de la UE y del orden internacional”, ha resumido don Felipe.

En el palmarés del Premio Europeo Carlos V hay figuras históricas como el también canciller alemán Helmut Kohl, Mijaíl Gorbachov o Jacques Delors, el primero en lograrlo, además del expresidente del Gobierno Felipe González y el exministro Javier Solana, presentes en el acto.

Tras la ceremonia, Sánchez ha comido con Merkel en el monasterio, tras sumarse a las alabanzas a su figura a través de las redes sociales.

“Gracias, Angela por tu trabajo estos años, por tu apoyo y esfuerzo para construir una UE más unida y solidaria”, ha dicho Sánchez, en su día crítico con la manera como la canciller combatió la crisis de 2008.

La entrega del galardón, que no se pudo celebrar el 9 de mayo, Día de Europa, por la pandemia, ha coincidido con el anuncio del acuerdo entre Gobierno y PP para renovar varios órganos constitucionales, salvo el poder judicial.

Después de meses de distanciamiento, Sánchez y Casado se han dado un apretón de manos a su llegada a Yuste y han conversado de manera distendida con el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, cuyo mandato caducó hace más de dos años.