La prensa fotografía a funcionarios mientras se retira el primer envío de la vacuna Pfizer COVID-19 a México, arriba a la derecha, luego de ser descargado de un avión de carga de DHL en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez en la Ciudad de México, el miércoles 23 de diciembre de 2020. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

CIUDAD DE MÉXICO, 23 Dic (AP) — México se convirtió el miércoles en el primer país de América Latina en recibir vacunas contra el COVID-19 autorizadas para su uso y aplicación de forma general.

El avión con las primeras dosis del fármaco de Pfizer-BioNTech, un lote pequeño cuyo número no se especificó, aterrizó por la mañana en el aeropuerto de Ciudad de México con un protocolo similar al de un jefe de Estado, con una amplia comitiva oficial, liderada por el canciller Marcelo Ebrard, que recibió al contenedor con alegría y aplausos.

“Llegó la vacuna, oigo a nuestra población decirlo con entusiasmo y esperanza”, afirmó el secretario de Salud, Jorge Alcocer.

El contenedor metálico, dotado con chips y controles térmicos, contiene un cargamento inicial que servirá para confirmar que toda la logística para su distribución y aplicación funciona ya que la vacuna, que se coloca en dos dosis, necesita conservarse a extremadamente bajas temperaturas y por tanto su manipulación no es sencilla.

Las autoridades no informaron cuántas dosis llegaron pero Ebrard dijo el martes que la semana próxima habría otra entrega y hasta fines de enero se recibirían 1,4 millones.

El lote será resguardado por las fuerzas armadas hasta que el jueves comience la inmunización, un operativo que también será coordinado por los militares.

“Esperamos que con la vacuna podamos controlar esta pandemia”, había dicho poco antes presidente Andrés Manuel López Obrador.

El fármaco comenzará a aplicarse el jueves en la Ciudad de México y en la norteña ciudad de Saltillo para luego extenderse por todo el país priorizando a los trabajadores de la salud que están en la primera línea de atención de la pandemia, aseguró el mandatario. Luego seguiría la población de mayor a menor edad.

El acuerdo suscrito entre el gobierno y Pfizer, la única autorizada de momento en México, es para adquirir 34 millones de dosis. Además se han firmado contratos con otras empresas en proceso de certificación y con organismos multilaterales.

En total, hay convenios por 1.659 millones de dólares, dijo el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien sostuvo que esos recursos están complemente garantizados e incluso reservados en la divisa extranjera.

Cargamentos de la misma vacuna de Pfizer llegarán a otros países latinoamericanos esta semana. Las variantes de otras empresas, todavía en ensayo clínico y pendientes de aprobación, ya están en lugares como Brasil, el Estado más afectado de Latinoamérica con más de 7,3 millones de contagiados y más de 188.000 muertos.

En México, el proceso de vacunación será universal y gratuito.

México tiene más de 1,3 millones de contagiados confirmados y casi 120.000 muertes aunque expertos y autoridades reconocen que las cifras reales son mucho mayores.

El gobierno confía en que se logre vacunar a toda la población a lo largo de 2021 pero, hasta entonces, la situación se mantiene crítica sobre todo en la capital y sus suburbios donde el aumento de los contagios y las hospitalizaciones ha motivado un nuevo periodo de confinamiento.

El miércoles, sin embargo, reinaba el optimismo. “Podemos ver claramente que vamos a derrotar a esos virus que han venido a trastornar nuestras vidas”, dijo el canciller Ebrard. “Hoy es el principio del fin de esa pandemia”.