Publicidad

México, 8 dic (EFE).- Los trabajos para recuperar los cuerpos de los 10 mineros que quedaron sepultados el pasado 3 de agosto en la mina de El Pinabete en el estado mexicano de Coahuila, norte del país, siguen adelante, informó este jueves el Gobierno de México.

Aspecto de los trabajos en la zona de la Mina el pinabete, en el municipio de Sabinas estado de Coahuila.(México). EFE/Miguel Sierra

En un comunicado conjunto, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNCP) detallaron que este día la titular de la CNPC, Laura Velázquez, hizo un recorrido por El Pinabete junto con familiares de los mineros y autoridades para dar a conocer los avances de la construcción del tajo a cielo abierto que se anunció que se haría para lograr el rescate de los cuerpos.

“Se dio a conocer el progreso en la excavación, el cual es parte de la segunda etapa del programa establecido por la CFE (Comisión Federal de Electricidad) para el rescate de los mineros, y que implica acciones como estudios geotécnicos e hidráulicos para definición de sitios de tapones hidráulicos de galerías inundadas, suministro e instalación de cercado perimetral e inicio de la construcción de un bordo de protección contra inundaciones al sur del tajo”, indicaron las instancias en un comunicado.

En reunión privada con la CFE, la Secretaría Nacional de la Defensa (Sedena) y familiares, detalla el documento, Velázquez dio a conocer que se ha trabajado conforme al programa establecido por CFE, por lo que al concluir la primera etapa se alcanzó un volumen de excavación de 267.176 metros cúbicos, y en esta segunda etapa se registran 446.425 metros cúbicos excavados, dando un total a la fecha de 733.801 metros cúbicos.

Durante el recorrido, Velázquez recordó a los familiares que esta visita fue en cumplimiento de la promesa del Gobierno de México de acudir cada mes al lugar a darles un informe sobre los avances en la recuperación de los mineros.

“Con estas acciones se reafirma el compromiso del Gobierno de México de mantener los trabajos conjuntos e ininterrumpidos que permitan la recuperación de los mineros que resultaron atrapados tras el colapso en la mina El Pinabete el pasado 3 de agosto, y de mantener un canal de comunicación permanente con los familiares”, termina el comunicado.

El derrumbe de agosto reactivó la polémica en México por la actuación de las mineras en la región carbonífera, en Coahuila, donde se han registrado más de 100 muertes de personas dedicadas a la minería, de acuerdo con la Familia Pasta de Conchos, que agrupa a familiares de fallecidos en el derrumbe de 2006 en la mina del mismo nombre.

Las familias de los 10 mineros atrapados en El Pinabete denunciaron condiciones de precariedad y acusaron al Gobierno de actuar tarde y lento en el rescate de los trabajadores.

Publicidad