Ciudad de México, 5 oct (Efe News).- El Gobierno de México propondrá al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, durante su visita del 8 de octubre acabar con la Iniciativa Mérida, basada en la persecución militar a las drogas, informó este martes el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.
“Tiene que haber una nueva etapa, dejar atrás la Iniciativa Mérida, que es asistencialista y está basada en una estrategia de seguridad totalmente distinta a la que se está implementando”, expresó Ebrard durante la rueda de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Veracruz.
Una delegación del Gobierno de Estados Unidos encabezada por Blinken viajará a México esta semana para reactivar con sus homólogos el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad entre ambos países.
La reunión, en la que también participarán el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, y el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, tendrá lugar este viernes en Ciudad de México.
El secretario mexicano de Relaciones Exteriores dijo que ambos países deben “trabajar en materia de seguridad para un entendimiento simétrico y respetuoso”.
Aseguró que el Gobierno mexicano tiene una lista de 10 prioridades, pero solo detalló la de reducir los homicidios, aumentar el control del tráfico de armas y cooperar en materia de extradiciones.
Ebrard explicó que la delegación estadounidense encabezada por Blinken mantendrá una reunión con el presidente López Obrador, luego con el fiscal general, Alejandro Gertz, y finalmente visitará la Cancillería mexicana para encontrarse con el gabinete de seguridad mexicano.
La activación de este foro de diálogo sobre seguridad fue uno de los acuerdos a los que llegaron el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en una reunión bilateral celebrada en junio.
Este mecanismo transcurre en paralelo con el diálogo de alto nivel económico, activado semanas atrás en Washington para abordar el desarrollo y las inversiones entre ambos países, y que en noviembre tendrá “sus primeros resultados”, dijo Ebrard.
En declaraciones posteriores, Ebrard dijo que el diálogo con Estados Unidos tiene que tener dos bases fundamentales: la primera el respeto mutuo para avanzar y la segunda atender a las prioridades de cada país.
En el caso de México, dijo, la máxima prioridad es reducir las cifras de homicidios y violencia.
Por esto es imprescindible que Estados Unidos reduzca lo máximo posible el trafico de armas hacia México, explicó.
Sobre esto, dijo que el diálogo progresa: “llevamos diez meses trabajando, esto no es de un día a otro. Entonces, ya hemos alcanzado, pienso yo, una maduración en ese entendimiento”.
Por la tarde, el canciller comunicó en redes que se había reunido con el embajador de Estados Unidos en México, Kenneth Salazar.
“Espléndida reunión de trabajo sostuve con el Embajador de los Estados Unidos Kenneth Salazar. Construimos una relación cada vez más cercana en beneficio de nuestras dos naciones. Gracias Ken”, escribió Marcelo Ebrard en su muro de Twitter junto a una imagen de ambos estrechando sus manos.