Publicidad

Ciudad de México, 20 nov (EFE).- México acogerá el viernes la XVII Cumbre Presidencial de la Alianza del Pacifico, un bloque de orientación económica lanzado por gobiernos de derecha y del que toma ahora las riendas la nueva ola de líderes de izquierda latinoamericana con el anfitrión, el presidente Andrés Manuel López Obrador, a la cabeza.

En la cita, que se celebrará el 25 de noviembre en Ciudad de México, estarán presentes los presidentes de Chile, Gabriel Boric; y Colombia, Gustavo Petro, y contará con la marcada ausencia del peruano, Pedro Castillo, a quien el Congreso de su país ha denegado la autorización para el viaje.

Asimismo, participarán los mandatarios de Ecuador, Guillermo Lasso, y Costa Rica, Rodrigo Chaves, países que aspiran a entrar en el grupo.

La Alianza del Pacífico, constituida formalmente hace 10 años y que busca fortalecer la integración comercial, presume de ser “la octava potencia económica y la octava potencia exportadora a nivel mundial”, al representar el 41 % del producto interior bruto (PIB) de Latinoamérica y atraer el 38 % de la inversión extranjera directa.

Así llegan los cuatro países miembros al encuentro:

MÉXICO

Pese a haber sido impulsada por sus predecesores conservadores, los expresidentes mexicanos Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el gobierno izquierdista de López Obrador ha asumido la agenda del bloque y busca proyectar una imagen de liderazgo regional con la organización de la cumbre.

“La Alianza del Pacífico se está consolidando y está creciendo, ha sido una iniciativa exitosa, conveniente para nuestros países, incluye desde luego la liberalización del comercio, la intención y el objetivo de avanzar a un mercado común”, declaró el canciller de México, Marcelo Ebrard, durante una reunión ministerial de preparación del encuentro en octubre.

López Obrador ha subrayado que la reunión tiene como finalidad tratar el tema de la integración de América para la cooperación económica con respeto a la soberanía de cada país y procurarse así “el sueño de Simón Bolívar” de unir a América, incluso con Canadá y Estados Unidos.

CHILE

Desde que ganó las elecciones el pasado diciembre, el presidente Boric ha mostrado sus preferencias por foros regionales amplios, integrados por gobiernos de distintas ideologías, como la Alianza del Pacífico.

“Vamos a darle en el futuro prioridad a la Alianza del Pacífico”, dijo al poco de ganar los comicios y tras declinar acompañar a la última cumbre de Prosur a su predecesor, Sebastián Piñera.

“Vamos a buscar la mayor integración posible en América Latina, con todos quienes estén disponibles para ello, yendo más allá de las afinidades ideológicas”, agregó.

De hecho, una de sus primeras acciones una vez instalado en el cargo el pasado marzo fue sacar a Chile del Foro para el Progreso y la Integración de América del Sur (Prosur), creado en 2019 por Piñera y el expresidente colombiano Iván Duque como contrapeso a la debilitada Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Para Boric, tanto Prosur como Unasur, integrados exclusivamente por gobiernos del mismo signo político, son instancias que “han demostrado que no sirven para unir ni para avanzar en la integración”.

COLOMBIA

La cumbre dejará una fotografía muy diferente a la tomada en Buenaventura en su edición XVI, cuando Iván Duque estrechó las manos de Sebastián Piñera. Ninguno de los dos figurarán ya y sus relevos, Gabriel Boric y Gustavo Petro, se han erigido como firmes defensores de la unión latinoamericana.

En su discurso de investidura, Petro, el primer presidente de izquierdas de Colombia, afirmó que era “hora de dejar atrás los bloques, los grupos y las diferencias ideológicas para trabajar juntos” y desde el primer día, cuando se reunió con Boric, habló de revitalizar organismos regionales de tendencia de izquierdas como la Comunidad Andina y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Además será el primer encuentro de Petro con el mexicano López Obrador, un dirigente en cuyo espejo se ha mirado.

PERÚ

El gran ausente será el presidente peruano Pedro Castillo, a quien el Congreso denegó la autorización para viajar a México.

Perú ha destacado la importancia que tiene la Alianza del Pacífico como mecanismo de integración regional y ha subrayado que su conformación fue promovida por las autoridades peruanas “desde sus orígenes en 2011”.

“El viaje de Pedro Castillo es importante para Perú. Se asumirá la Presidencia Pro Tempore de la Alianza del Pacífico que significa empleo, chamba (trabajo), reactivación económica, hoy lo que más necesita el Perú es política de economía abierta, multilateralidad, comercio exterior”, dijo en el debate de solicitud de permiso de desplazamiento presidencial el ministro de Comercio y Turismo Exterior, Roberto Sánchez Palomino.

Castillo, quien ya participó en la XVI Cumbre de la Alianza, celebrada en enero pasado en Colombia, debería recibir la presidencia pro tempore del organismo, entregada por México.

Publicidad