Publicidad

Buenos Aires, 3 dic (EFE).- El diputado de La Rioja Martín Menem, un libertario de pura cepa y sobrino del expresidente Carlos Menem (1989-1999) fue propuesto por el presidente electo argentino, Javier Milei, para presidir la Cámara Baja, mientras que en la Alta será el senador electo por Formosa Francisco Paoltroni, informaron este sábado fuentes oficiales.

“El presidente electo, siguiendo la tradición democrática de los últimos 40 años, propondrá al Dr. Martín Menem como presidente de la honorable Cámara de Diputados de la Nación y al Sr. Francisco Paoltroni como presidente provisional del Senado de la Nación”, indicó un comunicado de la oficina de prensa de Milei.

El riojano Martín Menem, de 48 años, es abogado y empresario de suplementos dietéticos para deportistas y, tras el 10 de diciembre próximo, asumirá su banca como legislador nacional y la presidencia de Diputados, tercero en la línea sucesoria del Ejecutivo.

El legislador es sobrino del exmandatario Menem, mítico neoliberal que instauró la paridad entre el peso argentino y el dólar estadounidense como solución a la hiperinflación de la década de 1990 y privatizó la mayoría de las empresas estatales, una política económica que intentará simular Milei.

Previo a integrar las filas de La Libertad Avanza (LLA), el ‘joven Menem’ formaba parte de la Unión del Centro Democrático (UCEDE) una facción libertaria conservadora que pisó fuerte en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires durante la década de 1980 y la presidencia de Menem.

Por otro lado, el elegido para dirigir el Senado, Paoltrini, de 42 años, es un consignatario ganadero que fundó un partido local para desbancar al gobernador de Formosa, reelegido en siete oportunidades, Gildo Insfrán.

El parlamentario electo tuvo notoriedad por ofrecer ayuda financiera para que los formoseños regresaran a la provincia a votar durante las legislativas de 2021, según había dicho, estaba dispuesto a ayudar con su propio dinero a más de 120.000 personas para que fueran a sufragar.

La decisión de Milei desplazó las posibilidades de Juntos por el Cambio (centroderecha), la mayor coalición opositora, de tener un dirigente propio comandando la Cámara Baja, donde el expresidente Mauricio Macri (2015-2019) pretendía poner a Cristián Ritondo, el jefe del bloque, como parte de los acuerdos de gobernabilidad tras el balotaje.

De esta manera, también se descartó las chances de incluir a un peronista disidente como Florencio Randazzo, exministro de Interior y Transporte durante los mandatos de Cristina Fernández, que podría ayudar a LLA a negociar con gobernadores provinciales y otros peronistas no kirchneristas.

“Como históricamente ha sucedido, la línea sucesoria se mantendrá integrada por miembros del partido político gobernante”, completó el breve comunicado de la oficina de prensa libertaria.

Publicidad