Publicidad

Buenos Aires, 30 nov (EFE).- “Nos convertimos en un socio estratégico de Estados Unidos”, declaró hoy el presidente electo de Argentina, Javier Milei, a su regreso a Buenos Aires de una minigira por Nueva York y Washington, donde este martes se reunió con responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Gobierno de Joe Biden.”Nosotros no vamos a estar con aquellos que estén en contra de la libertad y de la democracia liberal, (no vamos a estar) con los autócratas y los comunistas”, dijo Milei, quien ayer mantuvo un encuentro en la Casa Blanca con los asesores de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, y para América Latina, Juan González.El líder ultraliberal -quien obtuvo un rotundo triunfo en las elecciones del pasado día 19 frente al candidato peronista y ministro de Economía saliente, Sergio Massa- explicó en declaraciones a radio Rivadavia que el viaje de la delegación argentina a Estados Unidos aún no ha concluido, pues todavía permanecen en la capital federal el designado ministro de Economía, Luis Caputo, y el futuro jefe de gabinete, Nicolás Posse.”Caputo es el encargado de desactivar la bomba que está dejando el Gobierno (de Alberto Fernández) para que evitemos lo que está planteado, que es la peor crisis de la historia argentina”, subrayó el presidente electo, quien tomará posesión de su cargo el próximo 10 de diciembre.Javier Milei destacó la intención de la Administración Biden de apoyar a su futuro gabinete, “un Gobierno -dijo- que impulsa los valores de la libertad, y eso inmediatamente trae aparejado el alineamiento internacional”.”Fue muy bien recibida nuestra posición, porque nos convertimos en un socio estratégico (de Estados Unidos) de mucho valor”, aseguró Milei, quien reprochó a los Gobiernos anteriores “los veinte años de oscurantismo en política exterior, salvo los cuatro años del presidente (Mauricio) Macri (2015-2019)”.Sobre el respaldo en materia económica y financiera recibido del FMI y del Gobierno estadounidense, Milei destacó especialmente la reunión con Jack Sullivan, “porque fue todavía mucho más fuerte y más enfático en intentar acompañar a nuestro país con apoyo financiero y de inversiones, tanto motorizando las del sector privado como directamente del Gobierno estadounidense”. “Quedamos verdaderamente sorprendidos”, confesó.“¿Acaso vamos a seguir falsificando dinero?”Tras enfatizar su “férrea posición en favor del equilibrio fiscal y de resolver el problema de los pasivos remunerados del Banco Central”, Milei recalcó: “cuantos más exitosos seamos para poner en caja los números fiscales y resolver el problema monetario, más rápida va a ser la caída en la tasa de interés y menos doloroso va a ser el proceso de ajuste”.Preguntado sobre las demandas de recursos que le están planteando los gobernadores y los legisladores, Milei respondió tajantemente: “¿Y cómo hago para darles lo que no tengo? ¿O vamos a seguir falsificando dinero para estafar a los más vulnerables? ¿Acaso no somos un país federal? Las finanzas de las provincias, ¿no son responsabilidad de las provincias? ¿Qué culpa tengo yo de los desmadres que ha tenido la Administración anterior y de lo que han hecho los distintos gobernadores? No es culpa mía”.”Es el momento de sincerar y decir las cosas como son. No podemos seguir así. Entramos al siglo XX siendo el país más rico del mundo, y desde ese momento hasta hoy, en 113 años tuvimos déficit fiscal y 22 crisis”, recordó el presidente electo, quien aludió el compromiso contraído en las urnas.”Hay un mandato  -dijo-, ésta es la primera vez en la historia de Argentina en que un candidato gana diciendo la verdad, diciendo que hay que ajustar. Hoy el ajuste tiene una aceptación dentro de la sociedad de más del 80 %, la gente entiende que hay que hacer el ajuste, y que ese ajuste tiene que recaer principalmente en las partidas donde roban los políticos”, manifestó.”Me tomo esto como un trabajo y voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para hacerlo de la mejor manera posible (…) Transpiro pragmatismo”, concluyó.

Publicidad