Publicidad

Atenas, 16 ene (EFE).- Miles de personas se acercan desde primeras horas de la mañana a la Catedral Metropolitana de Atenas para dar su último adiós al que fue el último rey de Grecia, Constantino II, hermano de la reina Sofía, fallecido el pasado martes a los 82 años.

EFE/EPA/YANNIS KOLESIDID

A pesar de que el Gobierno decidió que el funeral debía celebrarse como acto privado -la monarquía en Grecia fue abolida en 1974- y no se preveía por tanto una capilla ardiente, finalmente cumplió el deseo familiar de dar a la población la oportunidad de acercarse al féretro por un par de horas.

Aunque del Gobierno griego tan solo asistirán oficialmente a las exequias el viceprimer ministro, Panayotis Pikramenos, y la ministra de Cultura, Lina Mendoni, varios políticos del partido conservador Nueva Democracia han asegurado que acudirán a la ceremonia o al menos hasta la capilla ardiente, como el ex primer ministro, Andonis Samarás.

Según la Policía, unas 5.000 personas han acudido hasta el momento a la catedral, no solo ciudadanos que viven en la capital, sino que han llegado en autobuses desde distintos puntos del país.

Los restos mortales de Constantino II están expuestos desde las seis de la mañana (04.00 GMT) en la pequeña capilla de Ayios Eleftherios, contigua a la catedral.

A las diez y media (08.30) serán trasladados al interior del templo, donde al mediodía (10.00 GMT) se celebrarán las exequias, que oficiará el arzobispo de Atenas y primado de la Iglesia Ortodoxa en Grecia, Jerónimo II, antes de ser trasladados a las antiguas fincas reales de Tatoi, donde Constantino será enterrado junto a sus padres, Pablo I y Federica de Hannover.

Algunos de los ciudadanos que desde antes del amanecer hacían cola de mas de una hora para rendir homenaje y besar el ataúd con los restos mortales del que fuera su monarca, portaban la bandera real griega y cada tanto se podía escuchar un “viva el rey” o “inmortal”.

Spiridula Koi es una de las fervientes seguidoras de Constantino II y en declaraciones a EFE dijo querer no solo a Constantino sino también a “nuestra” reina Sofía, y aseguró que si por ella fuera se restauraría la monarquía.

Palabras similares las de Yerásimos Siyiotis, quien aseguró que “todo el mundo, toda Grecia quería al rey” y que es “un tema que no se ha cerrado todavía”, a pesar de que en 1974, justo al término de la dictadura, un referéndum abolió la monarquía.

Siyiotis sostiene con tesón que “donde hay reyes, hay paz”, y por ello muestra con orgullo un carnet con foto de la llamada “Unión Real” que le certifica como miembro de esta asociación promonárquica, expedido en 1976, cuando él tan solo tenia 13 años como confiesa.

En la tarjeta de identificación se puede ver el emblema real y debajo una consigna que dice: “la lucha continúa”.

Al funeral del exmonarca asistirán previsiblemente cerca de 200 personas, de las que unas 130 llegarán desde el extranjero, entre ellos varios monarcas.

Además del rey de España, Felipe VI, sobrino del fallecido, y la reina Letizia, estará la reina Sofía, quien junto a su hermana Irene y los hijos de Constantino le acompañaron en sus últimos días en Atenas.

Igualmente acudirá el rey emérito Juan Carlos, llegado directamente desde Abu Dabi y quien tendrá su primera aparición en público junto a Felipe VI desde septiembre pasado. También se encuentran en Atenas las infantas Elena y Cristina.

Entre la familia cercana estará, además de los cinco hijos de Constantino y sus respectivas familias, la reina Margarita de Dinamarca, hermana de la esposa de Constantino, Ana María de Dinamarca, así como el príncipe heredero Federico y el príncipe Joaquín, y la princesa Benedicta, hermana mayor de la monarca.

Por la Casa Real sueca acudirán los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia, también, estarán los reyes de Países Bajos, el rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima, los de Bélgica, así como los jefes de Estado de Mónaco, Luxemburgo y Liechtenstein. Desde fuera de Europa, acuden la princesa Noor y la princesa Raiyah de Jordania.

Ingrid Haack

Publicidad