Publicidad

Madrid, 11 de mayo – Unas 4,000 personas marcharon por las calles de Madrid para conmemorar la Nakba, el desplazamiento palestino que siguió a la creación del Estado de Israel en 1948. Convocada por las Asambleas con la Resistencia Palestina, que incluye múltiples colectivos y sindicatos, la manifestación reflejó un creciente descontento con la política internacional de España y sus alianzas.

Partiendo de la Plaza Legazpi y culminando en Atocha, los manifestantes, portando banderas palestinas y republicanas, expresaron su repudio a lo que describen como un genocidio en curso, no una guerra, y criticaron la falta de sanciones internacionales contra Israel. Los cánticos de “Que viva la lucha del pueblo palestino” resonaban mientras la multitud avanzaba.

Los organizadores de la marcha condenaron la “ocupación colonial sionista” y criticaron la participación de España en estructuras como la OTAN, que, según ellos, apoya indirectamente las acciones de Israel. Además, llamaron al desmantelamiento de las bases militares de la OTAN en territorio español, reflejando una postura más amplia contra la militarización y la intervención extranjera.

En el evento también participaron figuras políticas destacadas, como Irene Montero, exministra de Igualdad y candidata de Podemos para las elecciones europeas. Montero instó al Gobierno español a cortar relaciones diplomáticas con Israel y criticó las medidas actuales como insuficientes y cosméticas.

“Reconocer al Estado Palestino mientras se mantiene una amistad con Israel y se evita un embargo total de armas es pura hipocresía”, declaró Montero durante la marcha.

La manifestación no solo atrajo a residentes de Madrid, sino también a personas de otras partes de España, incluyendo Ávila, Toledo, Cuenca, Burgos, y más allá, mostrando un apoyo nacional a la causa palestina.

Este evento ocurre justo antes del Día de la Independencia de Israel, que los palestinos recuerdan como la Nakba. Este año, la fecha está cargada de mayor significado, revelando las divisiones profundas y las luchas continuas que definen la región.

Publicidad