Publicidad

Bogotá, 12 nov (EFE).- El ministro del Interior de Colombia, Alfonso Prada, aseguró este domingo que los dos miembros de la delegación del país en la COP27 denunciados por acoso sexual no hacen parte del Gobierno y alertó que uno de ellos ni siquiera viajó a la cumbre, “por lo que pudieron utilizar credenciales de colombianos ilegalmente”.

“Confirmo que Secretaría de COP27 solicitó a Cancillería suspender acreditación de dos personas registradas en delegación colombiana, compuesta por 201 personas, entre funcionarios del gobierno, sociedad civil, empresarios y representantes de otras ramas del poder (…) Las acusaciones no están relacionadas con funcionarios del Gobierno, ni menos con miembros de la delegación presidencial. Cualquier información en contrario es difamatoria”, dijo Prada en Twitter.

El ministro explicó que uno de los nombres que le dio la Secretaría de la COP27, que se celebra en la ciudad egipcia de Sharm El-Sheij desde el pasado 6 de noviembre, es el de una persona que, según verificó el Gobierno, “no viajó nunca” a la cumbre, “por lo que pudieron utilizar credenciales de colombianos ilegalmente”.

“Solo cuando la Secretaría de la COP27 nos reconfirme nombres y verifiquemos la plena identidad de las personas, y que en realidad sean colombianos y hayan participado de los hechos, haremos pública la demás información, de conformidad con la ley”, añadió Prada.

POCA INFORMACIÓN

La información de Prada complementa un escueto comunicado publicado por la Cancillería el sábado en el que hizo pública la denuncia “contra dos miembros de la delegación del país en este evento, por presunto acoso sexual”.

En ese documento, en el que el Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó la suspensión de las acreditaciones de estas dos personas mientras el Secretariado de la COP27 investiga lo sucedido, el Gobierno fue “enfático en condenar y adoptar las medidas necesarias ante cualquier acto de intimidación, acoso o vulneración de los derechos de la mujer”.

Esta denuncia se conoció una semana después de que el periodista Juan Fernando Barona, quien hacía parte del grupo de reporteros que cubre al presidente Gustavo Petro y estaba en la COP27 con el mandatario, fuese apartado de la comitiva por “las denuncias de violencia de género” en su contra en Bogotá.

Barona, quien trabajaba en Noticias Uno, medio del que fue retirado, agredió a su novia en un ascensor en su edificio en Bogotá con la complicidad de otro hombre, imágenes que se hicieron virales en las redes sociales y causaron el rechazo de los colombianos.

Publicidad