Publicidad

Valparaíso (Chile), 11 nov (EFE).- Una comisión de la Unesco concluyó este viernes una visita técnica de cuatro días a la ciudad costera de Valparaíso, cuya condición de urbe patrimonio de la humanidad está bajo escrutinio debido al constante deterioro que padece desde hace varios años.

Un trolebús circula hoy por una calle del barrio Puerto, en Valparaíso (Chile). EFE/ Adriana Thomasa

Un declive que se aceleró en 2019, tras la ola de protestas ciudadanas conocidas como “el estallido social” que sacudió Chile y que llenó las paredes de grafitis reivindicativos, algunos de muy mal gusto artístico, y las calles de basura, dando a este colorido puerto en el Pacífico un aspecto desolador.

Vista general hoy del cerro Concepción, en Valparaíso (Chile). EFE/ Adriana Thomasa

A ello se ha sumado una ola de inseguridad ciudadana que ha llevado a que sean cada vez menos los turistas locales y extranjeros que se aventuran a perderse por los cerros que se asoman al mar y que en su día atrajeron a grandes artistas, como Pablo Neruda.

Por ello, y al final de una visita llevada con sigilo, y sin acceso a la prensa por parte de la Unesco, la delegación se reunió este viernes con responsables municipales y vecinos para conocer su parecer, sus preocupaciones y anhelos.

“Es una visita propositiva para poder avanzar en el cuidado y en el resguardo y protección del sitio patrimonio mundial en la ciudad puerto de Valparaíso. Es una visita en la que los expertos pudieron recorrer pero también juntarse con la comunidades, porque al final el patrimonio con las comunidades, son quienes habitan los espacios”, explicó a EFE Carolina Pérez Datari, subsecretaria chilena de Patrimonio Cultural.

“Se han reunido con comerciantes, con la sociedad civil, con el servicio nacional de patrimonio para poder tener una visión más técnica y el estado de los inmuebles, y también con parlamentarios y senadores de la región de Valparaíso para poder recoger todas las voces”, agregó Datari, quien subrayó que el estado está comprometido y es quien invitó a la delegación.

SENTIMIENTO DE ABANDONO

Para Omar Reyes, presidente de la Asociación Gremial del Puerto, el hecho de que la Unesco haya querido hablar con los habitantes de Valparaíso “es positivo porque ellos se pueden llevar de primera línea cuál es el sentir que tenemos de abandono al cual nos ha sometido el estado chileno”

“Hace mucho tiempo que no hay Estado en Chile… y en la parte cultural menos. Y es bueno porque ahora existe la posibilidad de que el Estado esté mucho más presente, hay un compromiso del estado de empezar, aunque les duela, de que nunca tengan que abandonar a la ciudadanía”, subrayó.

“Hicimos un diagnóstico. Queremos que Valparaíso sea un centro cultural, sea una ciudad musical, que el turista venga a visitarla, y para ello tenemos que cambiar algunas cosas”, reiteró.

Evelyn Enríquez, presidenta de la Cámara de Comercio y Turismo de Valparaíso cree, por su parte, que es urgente “recuperar el tejido social y económico dentro del sitio patrimonio mundial”.

“Hoy día Chile carece de una política social para la conservación y protección del patrimonio y al fomento. Podemos solo llenarnos de sellos en la ciudad y luego no hacernos cargo, es decir, poner recursos, generar una legislación, incluso local, ordenanzas locales que permita recuperar la utilización de los edificios patrimonio en abandono”, afirmó.

“Y veamos como en el fondo edificaciones o se queman, o se caen por la falta de recursos y de conservación y de políticas asociadas a eso”.

SIGILO DE LA UNESCO

Por su parte, y en un comunicado difundido a través de su página web tras la visita, la Unesco se limitó a señalar el jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco, Mauro Rosi, y el experto internacional Ignacio Arriola, concluyeron este viernes una visita técnica realizada por solicitud del Gobierno de Chile

“El objetivo de esta misión es brindar al Gobierno chileno, y a las instituciones nacionales a cargo del sitio de Patrimonio Mundial en Valparaíso, asesoría técnica que ayudará a orientar futuras prácticas y estrategias de gestión para la ciudad”, afirmó.

“Los resultados de la misión contribuirán a la finalización del informe sobre el estado de conservación del casco histórico de la ciudad, reporte que Chile debe presentar a la Unesco, de acuerdo con la última decisión del Comité del Patrimonio Mundial”, advirtió.

Al hilo de estos argumentos, la nota señaló que “durante la misión ambos expertos recorrieron a pie cada rincón del sitio patrimonial y se reunieron con parte importante de los actores públicos, privados y de la sociedad civil”.

“Estas reuniones fueron precedidas o acompañadas por el intercambio de documentos técnicos relacionados con la gestión actual del sitio y su estado de conservación. El informe técnico de los dos expertos será redactado y presentado al Estado chileno próximamente”, concluyó.

Adriana Thomasa

Publicidad