Publicidad

San Juan, 4 oct (EFE).- El juez Rafael Villafañe Riera no encontró causa para abrir juicio contra los cinco hombres acusados del asesinato en 2012 del exboxeador Héctor “Macho” Camacho, un caso muy mediático y controvertido en Puerto Rico del que se esperaba otra resolución.

El propio Departamento de Justicia de Puerto Rico expresó este martes en un comunicado su oposición a la determinación adoptada por el juez a pesar de la prueba presentada.

“Diferimos respetuosamente de su decisión. Lamentamos que hoy quedara una familia esperando por justicia, en un sistema que no es infalible”, dijo el secretario de Justicia, Domingo Emanuelli.

El titular de Justicia aseguró que los fiscales de la agencia presentaron al tribunal la prueba requerida en esta etapa del proceso.

La evidencia incluyó el testimonio de William Ojeda Ramos, testigo directo del crimen, que relató cómo el 20 de noviembre de 2012 los imputados se reunieron en el residencial público Brisas de Bayamón -municipio vecino a San Juan- para planificar matar a Camacho y a Adrián A. Mojica Moreno.

Emanuelli indicó además que Ojeda Ramos declaró que uno de los imputados le confesó el crimen y que, pese a ello, el juez Villafañe Riera tomó la decisión de acabar con el caso.

“El Ministerio Público y el Negociado de la Policía cumplieron con su trabajo, producto de una ardua labor investigativa y de una verdadera vocación que no les permitió rendirse por casi diez años”, resaltó el secretario.

Por su parte, la jefa de los fiscales de Justicia, Jessika Correa González, afirmó que el Ministerio Público estuvo preparado para probar su caso “según el estándar de prueba requerido”.

“Entendemos que se probaron todos los elementos necesarios para determinar causa para juicio y nos reafirmamos en que el norte del Departamento siempre es y siempre será hacer justicia. No obstante, respetamos la decisión del tribunal en el ejercicio de su discreción”, añadió.

El 9 de marzo de 2022, el Departamento de Justicia presentó 27 cargos contra los cinco imputados de asesinar a Camacho y Mojica tras una investigación liderada por la División de Crimen Organizado del Departamento de Justicia junto a la División de Crímenes Mayores del Negociado de la Policía.

Camacho, de 50 años, recibió un disparo en la cara mientras se encontraba sentado en un automóvil frente a un bar en Bayamón con Mojica, quien tenía nueve bolsas pequeñas de cocaína en el bolsillo y una décima que estaba abierta.

El exboxeador fue declarado con muerte cerebral clínica, aunque permaneció con soporte vital en el Centro Médico de Río Piedras (San Juan) durante varios días mientras los familiares debatían qué hacer y los simpatizantes hacían vigilia fuera del hospital.

Por su parte, Mojica, quien también recibió un disparo, falleció en el acto.

Publicidad