Publicidad

Tokio, 1 abr (EFE).- La prefectura de Ishikawa, en la península de Noto, cuenta con más de 8.000 personas evacuadas de sus hogares tres meses después del terremoto que sacudió la región y dejó 244 víctimas mortales, pero solo dispone de 900 viviendas con las que albergar a esos refugiados.

Esto supone que la región podría satisfacer por ahora un 11,5 % de las 7.800 demandas de vivienda temporal, de acuerdo a las últimas cifras ofrecidas por la prefectura, número que queda lejos del 100 % al que, según avanzó la cadena local NHK, las autoridades prevén llegar en agosto, cuando habrán pasado al menos siete meses desde el incidente.

Cifras oficiales confirmaron que siguen desplazadas debido al terremoto 8.109 personas, la mitad de las cuales fueron evacuadas a centros lejanos a sus lugares de origen.

El norte de la península cuenta con 7.860 hogares y comercios que todavía no disponen de agua corriente, la mayoría ubicados en las ciudades de Suzu y Wajima y en los pueblos de Noto y Anamizu.

Tres meses después del desastre, los esfuerzos están centrados en la construcción de viviendas en las que puedan alojarse quienes perdieron las suyas, así como en restablecer el suministro de agua, retirar los escombros de las casas derribadas y restaurar los negocios locales.

Un número cada vez mayor de residentes de la zona afectada está decidiendo abandonar el lugar, en alusión a razones como el empleo, la crianza de los hijos o la falta de perspectivas en la reconstrucción de las viviendas dañadas.

Un pescador de unos 70 años original de Suzu dijo en declaraciones recogidas por NHK: “Hace unos diez días finalmente rescaté mi barco volcado por el tsunami. Mi taller también resultó dañado y he pasado los últimos tres meses limpiándolo. Estoy preocupado por el futuro de la ciudad”.

La actividad sísmica persiste en la zona, aunque con menor intensidad, y ya son 1.771 los temblores de magnitud 1 o superior registrados desde el pasado 1 de enero en la región.

A pesar de la disminución del número de temblores, el Comité de Investigación de Terremotos del gobierno sigue pidiendo precaución ante la posibilidad de que se produzcan en el futuro fuertes sacudidas y tsunamis.

Publicidad