Sídney (Australia), 12 dic (EFE).- Miles de personas se manifestaron este domingo, un fin de semana más, en varias ciudades de Australia en contra de la respuesta del Gobierno contra la pandemia y la obligatoriedad de la vacuna para la covid-19.

EFE/EPA/BIANCA DE MARCHI

En el centro de la ciudad de Melbourne, en el estado de Victoria, más de mil personas se concentraron de manera pacífica con banderas australianas y pancartas en contra de la vacunación y las restricciones por la covid-19, mientras gritaban lemas como “mi cuerpo, mi decisión”.

EFE/EPA/BIANCA DE MARCHI

Una pequeña pero prominente parte de los manifestantes tiene vínculos con la ultra derecha y teorías de conspiratorias, según la cadena pública ABC.

Las autoridades de Victoria, el segundo estado más poblado del país y el más afectado por la pandemia, han hecho obligatoria la vacunación completa contra la covid-19 para acceder a la mayoría de locales y centros de trabajo.

Melbourne, que se convirtió el pasado octubre en la ciudad del mundo con más días acumulados bajo confinamiento estricto, busca ahora recuperar la normalidad con leyes que penalizan a las personas que han optado por no vacunarse.

En el estado de Queensland, miles de personas se concentraron también hoy para protestar contra las vacunas, los confinamientos y el uso obligatorio de mascarillas, según muestran las imágenes de la ABC.

La concentración en la localidad de Coolangatta, cera de la frontera con el estado de Nueva Gales del Sur, se produjo horas después de que Queensland autorizara los viajes desde otros estados australianos de personas vacunadas.

Australia, después de varios problemas que retrasaron la campaña de vacunacion, ha conseguido ponerse al día y convertirse en uno de los países con mayor tasa de inoculados , ya que el 89 por ciento de los mayores de 16 años han recibido dos dosis.

Tras cerrar sus fronteras e implementar confinamientos tempranos, Australia mantuvo a raya la covid-19, pero la variante delta fue más difícil de controlar y disparó los contagios lo que hizo a las autoridades apostar por la vacunacion.

El país oceánico, con 25 millones de habitantes, acumula 222.000 contagios y unas 2.000 muertos, unas cifras muy bajas comparado con otros países de similar tamaño.

Publicidad