Publicidad

Taipéi, 20 de mayo.- En su discurso inaugural, el recién investido presidente de Taiwán, William Lai, hizo un llamado al diálogo con China basado en condiciones de “igualdad y paridad”. Durante su ceremonia de toma de posesión este lunes, Lai expresó su esperanza de que China reconozca la realidad de la existencia de la República de China, el nombre oficial de Taiwán, y opte por el diálogo en lugar de la confrontación.

Lai, líder del Partido Democrático Progresista (PDP) y sucesor de Tsai Ing-wen, afirmó su compromiso de mantener el statu quo actual en el Estrecho de Taiwán y evitar declarar la independencia de la isla. Enfatizó la importancia global de la paz y estabilidad en la región, calificándolas de “indispensables para la seguridad y prosperidad globales”.

El presidente también pidió a Pekín que cese su “intimidación política y militar” y respete el gobierno democráticamente elegido en Taiwán. “La República China y la República Popular China no están subordinadas la una a la otra”, declaró Lai, instando a la unidad nacional frente a la presión externa y rechazando cualquier intento de anexión.

Lai, a quien Pekín ha etiquetado como “secesionista” y “alborotador”, enfrenta no solo desafíos externos, sino también internos, como la vivienda asequible y los bajos salarios, en un contexto de mayoría opositora en el Parlamento. Su mandato comienza marcado por la promesa de preservar la autonomía de Taiwán frente a las aspiraciones de China.

Publicidad