Publicidad

LAS VEGAS, 11 ABRIL.- O.J. Simpson, una figura polarizante que transitó desde la gloria deportiva hasta el centro de uno de los juicios más mediáticos de la historia, ha fallecido a los 76 años luego de una lucha contra el cáncer de próstata. La noticia fue confirmada por su familia a través de la cuenta oficial de Simpson en la red social X (ex Twitter), mientras que su abogado también corroboró su fallecimiento en Las Vegas.

La vida de Simpson estuvo marcada por altibajos notables. Desde sus días como el aclamado corredor de los Trojans de la Universidad del Sur de California, hasta su carrera en el mundo del entretenimiento, donde obtuvo éxito y reconocimiento. Sin embargo, su legado quedó marcado por el trágico doble asesinato de su exesposa Nicole Brown Simpson y su amigo Ronald Goldman en 1994, un evento que sacudió al mundo y lo llevó a enfrentarse a un juicio que capturó la atención global.

El juicio de O.J. Simpson se convirtió en el foco de debates sobre racismo, violencia doméstica y el poder de la fama en el sistema judicial. Aunque fue absuelto de los cargos de homicidio en un juicio penal en 1995, un juicio civil posterior lo declaró responsable y le ordenó pagar una suma considerable a las familias de las víctimas.

Posteriormente, Simpson estuvo involucrado en otro incidente en Las Vegas, que resultó en una condena por robo a mano armada y otros delitos. Pasó años en prisión antes de ser puesto en libertad bajo palabra en 2017.

A pesar de sus controversias legales, Simpson dejó su marca en el campo de fútbol americano, donde brilló como uno de los mejores corredores de la NFL. Con los Bills de Buffalo, ganó múltiples títulos y estableció récords que lo convirtieron en una leyenda del deporte, aunque su legado siempre estuvo marcado por la sombra de los eventos fuera del campo.

El fallecimiento de O.J. Simpson cierra un capítulo tumultuoso en la historia del deporte y el entretenimiento, recordándonos la complejidad de una figura que osciló entre la gloria y la controversia a lo largo de su vida.

Publicidad