Publicidad

Apulia, Italia, 8 junio.- Durante la próxima cumbre del G7, que tendrá lugar en Italia del 13 al 15 de junio, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, buscará consolidar el apoyo económico a Ucrania ante la incertidumbre política que podrían traer las elecciones de noviembre en su país. Según informaciones previas a la cumbre, el objetivo de Washington es garantizar que Ucrania pueda acceder a un préstamo sustancial utilizando como garantía los intereses de 300,000 millones de dólares de fondos rusos congelados, principalmente en la Unión Europea.

Esta estrategia se presenta como una medida para blindar económicamente a Ucrania frente a los cambios políticos en los países miembros del G7, especialmente en Estados Unidos, donde un posible retorno de Donald Trump a la presidencia podría alterar el curso del apoyo internacional que ha recibido Kiev hasta ahora. La propuesta estadounidense contempla utilizar los intereses de estos fondos, que podrían sumar alrededor de 3,000 millones de dólares anuales, como aval para un préstamo que podría ascender hasta 50,000 millones de dólares.

Sin embargo, el plan aún enfrenta desafíos legales y políticos, incluyendo la preocupación de algunos países europeos sobre posibles represalias rusas. Esta iniciativa se discutirá en detalle durante la cumbre, donde se espera que los líderes del G7 encuentren un terreno común para continuar apoyando a Ucrania en su conflicto con Rusia.

Publicidad