Asunción, 12 dic (EFE).- Olimpia cierra la temporada con una sonrisa tras golear por 1-3 a su tradicional rival, Cerro Porteño, y quedarse con la primera edición de la Supercopa de Paraguay.

El Decano se quedó con el clásico del fútbol paraguayo -en un partido disputado en el estadio Defensores del Chaco con 100 % de aforo- gracias a su contundencia ofensiva y, de esta forma, cerró de buena forma una temporada difícil ya que tuvo un muy mal Torneo Clausura.

El juego comenzó con los ánimos caldeados ya que el portero de Cerro Porteño, el brasileño Jean Fernandes, fue expulsado antes de comenzar el partido debido a que hizo gestos provocadores hacia la hinchada de Olimpia.

Como fue antes de comenzar, igualmente Cerro Porteño jugó con 11 futbolistas y en su lugar atajó el uruguayo Rodrigo Muñoz.

Si bien Cerro Porteño llegaba con varias bajas, al ser el vigente campeón del Torneo Clausura y tener una buena temporada, llegaba como el favorito.

De hecho, en el mejor momento del Ciclón en el duelo llegó la apertura de Olimpia en los pies del experimentado Roque Santa Cruz, quien no dudó y anotó tras un rebote.

A partir del gol del Decano, Cerro Porteño tomó el control del balón e intentó por todos los caminos igualar las acciones. Sin embargo, la falta del último pase y la poca contundencia ofensiva fueron letales.

Mediando el segundo tiempo llegó el segundo gol de Olimpia en la cabeza de Richard Ortiz, tras un córner a los 67 minutos, para comenzar a cerrar el juego.

Como si esto fuera poco, a los 79 el experimentado defensor uruguayo e ídolo de Olimpia Alejandro Silva hizo el tercer gol de penalti para ya despertar la alegría de los fanáticos.

A los 93 Fabián Franco descontó para Cerro Porteño pero de poco sirvió debido a que ya era tarde para pensar en una remontada épica.

De esta forma Olimpia, que tuvo un Clausura para el olvido en el que quedó en la octava posición -solo un punto por arriba del último- cerró una buena temporada en la que ganó la Copa de Paraguay y la primera Supercopa del país, nada menos que ante su tradicional adversario.

Publicidad