CARACAS, 13 dic (Reuters) – La oposición de Venezuela, liderada por Juan Guaidó, dijo el sábado que más de 6,4 millones de personas participaron en una consulta callejera, un intento de mantener vivas las manifestaciones contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

La consulta, que arrancó de forma virtual el lunes y se desarrolló el sábado en su única jornada presencial, no es vinculante, ni tendría consecuencias inmediatas más allá de mostrar la musculatura opositora, luego de los comicios legislativos del 6 de diciembre, cuando la oposición llamó a abstenerse por considerar que la contienda carecía de condiciones de transparencia y equilibrio.

Según el primer boletín difundido en la noche del sábado con el 87,44% escrutado, más de 6,4 millones de personas, unas 3,2 millones participaron en la jornada presencial en Venezuela; 844.728 en el exterior y 2,4 millones de forma virtual desde el lunes.

“Hoy Venezuela y la consulta popular cumplió con todos los objetivos que nos planteamos”, dijo Guaidó, presidente del parlamento, horas antes, en sus redes sociales.

Los venezolanos que acudieron a unos 3.000 puestos informales instalados en plazas y avenidas del país debían responder si desean la salida de Maduro del cargo, si rechazan “el fraude” de las elecciones parlamentarias y si desean gestiones ante la comunidad internacional que ayuden a un cambio de gobierno y atender la crisis humanitaria.

En las elecciones del pasado domingo la participación fue de 31% de los 20,7 millones de electores inscritos, y aunque el oficialismo se alzó con la victoria, su caudal de electores fue menor al del 2015, o los anteriores comicios parlamentarios.

Organizadores denunciaron que desde el mediodía se presentaron incidentes en 11 de los 24 estados del país, con cuerpos policiales y partidarios del oficialismo forzando el levantamiento de los puestos opositores.

En el centro y oeste de Caracas, plaza fuerte del oficialismo, el movimiento de personas era normal, aunque algunos de los puntos que habían sido anunciados por la oposición no estaban, y en algunas plazas se podían observar piquetes de la guardia nacional, según testigos de Reuters.

Marco Blanco, un taxista de 54 años en la barriada de Catia, en el oeste de Caracas, dijo desconocer la actividad opositora. “Yo escuché algo de una consulta, no sé para qué es. He escuchado, pero muy vago. Casi nada”.

El jueves, Maduro, quien asegura que Guaidó es una “títere” de Estados Unidos, dijo que “ninguna consulta por internet tiene rango constitucional (…) Nadie podría pensar que una consulta por internet tiene un valor legal”.

(Reporte de Vivian Sequera y Deisy Buitrago.)