Ciudad de Panamá, 30 sep (EFE).- Panamá lanzó este jueves el “Panama Black Week”, once días de súper ofertas comerciales, como un “experimento” en medio de la pandemia para impulsar el sector del turismo, duramente golpeado por la crisis sanitaria y que también se abrirá desde el viernes a recibir extranjeros para vacunarse contra la covid-19.
“Antes de la pandemia, históricamente” la semana de súper ofertas comerciales panameña “ha sido una campaña que ha ayudado atraer hasta 20.000 turistas. Este año es un experimento, pues se está empezando a cobrar confianza para viajar. No hay una expectativa ni un número específico, pero ya hay turistas”, dijo a Efe el ministro de Turismo de Panamá, Iván Eskildsen.
Desde este jueves y hasta el 10 de octubre, los principales centros comerciales del país contarán con descuentos y ofertas para los clientes en marco del “Panamá Black Week”, un evento que se celebra desde hace cinco años.
Este 2021 el evento se extenderá por 11 días para evitar aglomeraciones en medio de la pandemia de la covid-19, que ahora en Panamá está controlada: exhibe una positividad promedio menor al 5 % y una tendencia a la baja en el número de casos nuevos diarios así como de las hospitalizaciones.
Ni las autoridades ni la empresa privada tienen una expectativa de cuántos turistas llegarán al país ni cuántas ganancias generará la semana de súper ofertas, pero “celebran” la llegada de los primeros visitantes, todos de países latinoamericanos, a pesar de no haber hecho una fuerte campaña para promover el evento.
“No tenemos muchas expectativas porque no se hizo una fuerte campaña internacional, porque hasta hace poco fue” que se comenzaron a eliminar restricciones a la movilidad. “Pero no quisimos dejar de hacer un evento como este, que en 2019 generó ventas por 100 millones de dólares en 3 días”, declaró la presidenta de la Asociación Panameña de Centros Comerciales, Nadkyi Duque.
Duque confirmó que “ya llegaron turistas” y que “en estos momentos están haciendo recorridos en compras personas de Chile, Costa Rica y Ecuador. Esperamos que lleguen de Colombia y otros países”.
“La semana pasada una empresa de vuelos chárter confirmó que va a estar viajando de Ecuador a Panamá, motivado en parte por las compras y la vacunación. Las empresas turísticas con el ánimo de abrir y reactivarse están tomando estas iniciativas”, agregó el ministro panameño de Turismo.
Durante un recorrido por el centro comercial de Albrook, el más grande del país y ubicado en la capital, Duque expresó que “apuesta” que esto sea una “medida que sume a la reactivación económica” junto con otros “eventos que están sucediendo en este momento”.
Los pasillos del centro comercial ya estaban repletos de posibles compradores que paseaban alrededor de tiendas que lucían enormes carteles con los descuentos y promociones.
El “Panama Black Week” arranca este jueves, un día antes de que Panamá abra oficialmente la vacunación contra la covid-19 a turistas mayores de 30 años y con al menos dos noches de hotel en el país, una medida pionera en la región y que espera estimular el sector.
Dentro del centro comercial Albrook, hay una zona habilitada para la vacunación a turistas mayores de 30 años, que tiene la opción de inmunizarse contra la covid-19 con AstraZeneca.
“Esto nunca se había hecho: una estrategia de vacunación para atraer turistas. Somos el primer país que lo hace en Latinoamérica. Es un experimento, tenemos un periodo de tres meses para atraer la cantidad de turistas que se espera”, detalló el ministro Eskildsen.
La ocupación hotelera en Panamá no ha llegado al 10 % en lo que va de este año, según los datos oficiales.
El turismo, que ha llegado a aportar hasta 4.500 millones de dólares a la economía panameña, ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia, que hizo caer en 17,9 % el producto interno bruto (PIB) de Panamá en el 2020.

Clientes compran hoy en el centro comercial Albrook Mall, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Carlos Lemos
Vista hoy de un aviso de descuentos en una tienda del centro comercial Albrook Mall, en Ciudad de Panamá (Panamá). EFE/ Carlos Lemos