Asunción, 13 oct (EFE).- Una tercera dosis para mayores de 50 años y para el personal de salud, así como vacunar a menores de seis años en adelante, son las proyecciones que se marca la cartera sanitaria de Paraguay, según anunció este miércoles el ministro de Salud, Julio Borba.

Borba, que hizo el anuncio en el consejo de ministros presidido por el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, explicó que la intención es aplicar las vacunas a esa franja de menores en lo que resta de año.

El ministro, que no adelantó fechas sobre la tercera vacuna al grupo señalado, que incluye a personas inmunodeprimidas, insistió en que la actual prioridad pasa por completar la inmunización de quienes han recibido la primera dosis, en torno a 1,7 millones de paraguayos.

Algo más de dos millones cuentan con la pauta completa, parte de una población objetivo de más de cuatro millones.

Borba comentó que el Ministerio dispone de vacunas y está a la espera de nuevas recepciones, la más cercana una remesa de 308.000 Sputnik V cuya llegada está prevista para la madrugada del viernes y que completará el millón adquirido al Fondo Ruso de Inversión.

Los planes se anuncian después de que el Gobierno decretara la libre circulación nocturna, suprimiendo la restricción vigente, que estaba comprendida entre las 02.00 y las 05.00 horas.

Sin embargo se mantienen las medidas preventivas decretadas hace meses, con aforos limitados en espectáculos, reuniones sociales, deportivas y religiosas.

En ese sentido, la cartera sigue analizando con la jerarquía católica los protocolos a establecer de cara a la festividad de Caacupé, a unos 50 kilómetros de Asunción, en la localidad del mismo nombre.

El pasado año, en medio de una alta incidencia de la covid, las autoridades eclesiásticas instaron a seguir las celebraciones de la que es la mayor fiesta mariana del país a través de las redes sociales y medios de comunicación.

Paraguay atraviesa ahora una baja transmisión comunitaria, y el mes pasado registró su primer día sin fallecidos por la pandemia, algo que se ha repetido en otras cuatro jornadas.

Los decesos en el país, de 7,3 millones de habitantes, suman 16.207, según el último informe de este martes.