Publicidad

Saná, 11 feb (EFE).- El Parlamento controlado por los rebeldes hutíes del Yemen acusó hoy a Estados Unidos y al Reino Unido de “intimidar a inocentes” con la campaña de bombardeos contra posiciones de los insurgentes chiíes en represalia por los ataques contra la navegación comercial en el mar Rojo.

El Legislativo calificó que la “agresión continuada estadounidense y británica” está realizada por “invasores y ocupantes”, según un comunicado difundido por la agencia de noticias Saba, controlada por los rebeldes proiraníes.

Según la nota, estos bombardeos liderados por Washington representan “una violación de la soberanía yemení, una violación del derecho internacional y de la Carta de las Naciones Unidas”, así como “una amenaza a la paz internacional, una destrucción de los recursos del pueblo yemení y una intimidación a los inocentes”.

Añadió que estos ataques representan “un reflejo del fracaso del Consejo de Seguridad de la ONU en cumplir con sus responsabilidades de mantener la paz y la seguridad internacionales y proteger a los civiles”, al tiempo que afirmó que los hutíes “garantizan la seguridad de la navegación” en el mar Rojo.

“La continuación de la agresión estadounidense-británica contra la República de Yemen tiene como objetivo encubrir los crímenes de guerra y el genocidio cometidos por el enemigo sionista contra civiles en la Franja de Gaza y las ciudades palestinas ocupadas”, agregó el comunicado.

El Legislativo hutí hizo esta declaración después de que el Comando Central de EE.UU. (CENTCOM) anunciara que el sábado lanzó nuevos bombardeos “en defensa propia” contra lanzaderas de drones y de misiles en la provincia costera de Al Hudeida, en la costa del mar Rojo.

Washington y Londres iniciaron la campaña de bombardeos contra el Yemen el pasado 12 de enero, y desde entonces, han realizado al menos tres acciones conjuntas a gran escala contra varias provincias controladas por los hutíes.

Sin embargo, EE.UU. bombardea casi a diario sitios militares de los insurgentes, unos ataques que se han saldado con decenas de muertos entre las filas de los rebeldes.

Publicidad