Publicidad

Valencia, 6 feb (EFE).- La medallista olímpica en triple salto Ana Peleteiro afirmó este martes que afronta el Gran Premio Internacional de Atletismo Valencia 2024 con el objetivo claro de lograr la mínima olímpica este miércoles en el Velódromo Luis Puig.

Los atletas Fátima Diame (i), Mohamed Katir, Ana Peleteiro y Quique Llopis (d), durante la presentación del Gran Premio Internacional de Atletismo Valencia 2024, que se celebrará en el Palau Luis Puig. EFE/Manuel Bruque

“El primer objetivo es hacer la mínima, que me quedé a dos centímetros (hizo 14,18) en Metz (Francia), y pensar en grande, pero me gusta disfrutar de cada etapa”, explicó en la rueda de prensa previa al evento la que fue medalla de bronce en los Juegos de Tokio en 2021.

Peleteiro contó que en la ciudad francesa estaba sin entrenador, Iván Pedroso, y sin haber dormido la noche anterior, pero se mostró confiada en las condiciones que encontrará en València. “Lo tengo todo: mi entrenador, buena pista y buen ambiente”, dijo.

“El año pasado decidí competir para hacer una preparación de cara a este año después de la maternidad y por supuesto que mis objetivos están focalizados en los Juegos, pero también en el Mundial y en Europeo. Me gusta ir partido a partido, cada campeonato va a ser la preparación para hacerlo luego bien en París, que es lo más importante”, indicó.

“Estoy entrenando porque quiero todo”, aseguró Peleteiro que dijo que disfruta la competición más que nunca y que ahora ya no salta solo para ella, sino también para su hija Lúa, que dijo que es su gran motor.

“En Valencia no va a poder estar, pero día a día es mi motivación y ser ejemplo para ella y otros niños. El atletismo es maravilloso y hay sitio para todo el mundo”, agregó la saltadora, que también contó que la maternidad le ha hecho tener un carácter más tranquilo.

La gallega habló de cómo se sintió hace un año cuando acompañó en esta misma cita al su marido, el atleta francés Benjamín Compaoré. “Llegué con vergüenza, sin estar a gusto con mi cuerpo, pensando que no podría competir en ese año, con miedos e inseguridades, tenía envidia sana de volver”, admitió.

“Pensar que estoy en un estado de forma diferente e incluso mejor después de ser madre, me enorgullece. No tengo nada que ver con la Ana de antes, en unas cosas soy mejor y en otras estaré más blandita, pero estoy muy contenta de estar en esta ciudad otra vez y que sea para competir”, finalizó.

Publicidad