Publicidad

Lima, 25 ene (EFE).- Un grupo de pobladores se unió este martes a un contingente de la Policía Nacional de Perú (PNP) para liberar el bloqueo de un tramo de la carretera Panamericana en la región Ica, en la costa sur de Perú, que permanecía obstaculizada desde hace varios días por manifestantes antigubernamentales.

El operativo de la Policía se realizó a la altura del kilómetro 290 de la carretera Panamericana sur, según mostraron las imágenes de Canal N, donde se había colocado un piquete de manifestantes con alrededor de 100 personas en la zona conocida como Barrio chino.

Los civiles que se unieron a las fuerzas de seguridad avanzaron detrás de los agentes, con palas en mano, para limpiar la carretera de las piedras y desmonte lanzado en la vía para impedir el tránsito vehicular.

Con este refuerzo, la Policía hizo retroceder a los manifestantes con el uso de gases lacrimógenos, pero también hubo enfrentamientos entre ambos grupos.

A raíz de las manifestaciones de protesta y bloqueos de la carretera, algunas de las empresas agroexportadoras que operan en Ica han suspendido sus operaciones en forma indefinida, lo cual afecta a esta actividad económica en plena temporada de comercialización.

De acuerdo al último reporte de la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran), hay actualmente 85 puntos con tránsito interrumpido en el país, en 9 regiones del territorio, y que afectan a 20 vías nacionales.

Desde que comenzaron en diciembre pasado, las movilizaciones han cobrado la vida de más de 60 personas, 46 de ellas en enfrentamientos con las fuerzas del orden, mientras que un policía murió tras ser quemado vivo por manifestantes.

A estas víctimas se suman nueve decesos en sucesos relacionados con los paros, según datos de la Defensoría del Pueblo, y una muerte más en la norteña región de La Libertad, confirmada por la Policía.

Asimismo, Acnur reportó la muerte de cuatro haitianos que no pudieron recibir asistencia médica por los bloqueos de carreteras y Unicef la de un bebé nonato, cuya madre, embarazada de 7 meses, no llegó a tiempo a un hospital.

Publicidad