Publicidad

Bangkok, 18 de mayo.- El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., ha reiterado su compromiso de defender la soberanía nacional en el contexto de las crecientes tensiones con China respecto a territorios disputados en el mar de China Meridional. Durante una ceremonia de graduación de cadetes en Baguio, Marcos Jr. aseguró que Filipinas responderá con firmeza a cualquier infracción de su integridad territorial, aunque subrayó que sus acciones estarán siempre guiadas por las normas internacionales y la responsabilidad.

Sin mencionar explícitamente a China, el presidente filipino expresó que el país está preparado para repeler cualquier amenaza que perjudique a sus ciudadanos. Este mensaje llega en un momento de tensión debido a incidentes recientes, como el uso de cañones de agua y láseres militares por parte de guardacostas chinos contra la Guardia Costera de Filipinas en aguas cercanas a atolones disputados.

Las relaciones entre Manila y Pekín se han complicado por disputas sobre varias áreas del archipiélago de las Spratly, incluidos el atolón Second Thomas y el atolón Scarborough. A pesar de un fallo de 2016 de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya que apoyó las reivindicaciones de Filipinas sobre Scarborough, China ha rechazado reconocer el laudo y continúa alegando derechos históricos sobre casi todo el mar de China Meridional.

Desde que Marcos Jr. asumió el cargo, las tensiones se han intensificado, marcando un cambio respecto a la política de su predecesor, Rodrigo Duterte, quien buscó un acercamiento con China. La administración de Marcos Jr. ha fortalecido los lazos de seguridad con Estados Unidos, lo que ha contribuido al aumento de las fricciones con China.

Este aumento de las tensiones subraya la delicada situación en una de las rutas marítimas más importantes del mundo, rica en recursos y esencial para el comercio internacional, y donde también tienen intereses otros países como Vietnam, Malasia, Brunéi y Taiwán.

Publicidad