Publicidad

Londres, 7 ene (EFE).- La huelga del sector ferroviario prosigue este sábado en el Reino Unido antes de que el lunes el Gobierno se reúna con los numerosos sectores económicos que estos días protagonizan paros en el país.

Unos 40.000 trabajadores afiliados al sindicato RMT (que excluye a los conductores de tren) secundan hoy su cuarta jornada de huelga esta semana, que se suma a otras realizadas el año pasado en demanda de mejoras salariales y contra los despidos y el empeoramiento de sus condiciones laborales.

El jueves también hicieron huelga los conductores de ferrocarril adheridos al sindicato Aslef, así como los agentes de autopistas y examinadores de conducción.

Además, han hecho o preparan medidas de fuerza en el Reino Unido los enfermeros, conductores de ambulancias, agentes de aduanas, correos y educación, en plena crisis por el incremento del coste de la vida.

Después de un periodo de aparente inacción, el primer ministro, el conservador Rishi Sunak, ha autorizado una ronda de reuniones sectoriales con representantes gubernamentales el próximo lunes, al tiempo que el jueves anunció cambios legislativos para limitar en el futuro el impacto de las huelgas.

Varios líderes sindicales han expresado su desconfianza por las intenciones del Ejecutivo en esta cita y temen que sea en parte para exponerles su polémico proyecto de ley, que en breve iniciará el trámite parlamentario.

Según lo que ha revelado hasta ahora, el Gobierno quiere imponer cuotas de servicios mínimos en sectores como el ferrocarril, las ambulancias y los bomberos -en otros casos, buscará acuerdos voluntarios-, de modo que sus críticos creen que podría socavarse el derecho de los trabajadores a participar en los paros.

Publicidad