Bogotá, 19 may (EFE).- Un cuadrilátero de boxeo improvisado, un partido de fútbol en una de las principales avenidas de Bogotá y actividades artísticas marcaron este miércoles la protesta realizada frente al estadio El Campín contra la realización de la Copa América, que Colombia acogerá el próximo mes con Argentina.

“No te dejes meter gol del Estado. No a la Copa América”, decía una de las pintadas que los manifestantes hicieron sobre una pared de El Campín, una de las sedes del torneo continental.

Por la zona también pasaron decenas de personas que participan en la cuarta jornada de “paro nacional” contra el Gobierno del presidente Iván Duque para exigir cambios en sus políticas y el cese de la brutalidad policial.

“NO A LA COPA AMÉRICA”

Varias personas se concentran frente al estadio de fútbol El Campín, durante una nueva jornadas de protestas del Paro Nacional hoy, en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

Con pintadas que decían “#NoALaCopaAmérica” y carteles con mensajes como “La Copa de sangre. La pelota no se mancha”, los manifestantes se reunieron frente al escenario deportivo en rechazo al torneo continental, que ha sido ratificado en las últimas semanas por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y el Gobierno colombiano.

Las personas que llegaron hasta allí jugaron improvisados partidos de fútbol, de voleibol e incluso armaron un cuadrilátero de boxeo, demarcado con una cinta amarilla y ubicado sobre la Avenida NQS, una de las más importantes de la capital colombiana.

Allí manifestantes con banderas de Colombia amarradas al cuello se enfundaron los guantes y comenzaron a luchar ante la mirada de pequeños grupos que gritaban.

Igualmente, y como parte de las manifestaciones contra el Gobierno, hubo actividades culturales y de malabarismo en la zona, además de filas de taxistas que pintaron sus vehículos con mensajes como “Viva el paro nacional” o “resistencia”.

POSICIÓN DEL GOBIERNO

El sábado pasado, el ministro del Deporte de Colombia, Ernesto Lucena, afirmó en una rueda de prensa que el Gobierno se mantiene firme con la organización de la Copa América en conjunto con Argentina, pese a la incertidumbre desatada por las protestas sociales que comenzaron hace tres semanas.

“Usemos la Copa América como un vínculo de paz, de expresión”, dijo Lucena durante una rueda de prensa.

“Sé que hay posturas diferentes frente al evento, pero hoy Colombia, más que nunca y como en el 2001, necesita la Copa América”, añadió.

La Copa América, que iba a disputarse en 2020, se pospuso para este año y está previsto que se juegue del 13 de junio al 10 de julio.

Sobre el desarrollo del torneo se cierne la amenaza de las protestas, que comenzaron el 28 de abril y han dejado hasta el momento 42 muertos (41 civiles y un policía), en hechos marcados por la brutalidad policial y por el vandalismo.

En ese sentido, el ministro Lucena aseguró que en “el tema de seguridad”, el Gobierno entregará a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) un informe con el que busca darle “un parte de tranquilidad”.

Esto luego de que en los partidos disputados la semana pasada en las ciudades de Pereira y Barranquilla, esta última sede de la final de la Copa América, hubo incidentes entre la Policía y los manifestantes.