Publicidad

México, 23 ene (EFE).- El 6 de diciembre de 2021 el presidente de la liga del fútbol mexicano, Mikel Arriola, anunció que el campeonato que encabeza contaría desde esta temporada con su primer protocolo contra la violencia de género; sin embargo, más de un año después no ha entrado en funciones, según fuentes consultadas por Efe.

Aunque Arriola, antiguo político, aseguró en la rueda de prensa de aquel diciembre que el protocolo entraba en vigor ese día, en mayo pasado rectificó y reconoció que aún estaban en etapa de “sensibilización” para que los equipos se acostumbraran al protocolo.

“El protocolo es un documento que estamos sensibilizando adentro de la liga, de la federación, de los clubes y de toda la industria. Una vez que eso ocurra desde luego lo podemos dar a conocer”, respondió entonces a una pregunta de Efe.

Consultado por Efe, el director de comunicación de la Liga MX, Isidro Chávez, aseguró que el proyecto del protocolo tiene “avances” y que la directora la liga femenina, Mariana Gutiérrez, es la encargada de coordinarlo.

El protocolo no sólo estaría enfocado en combatir, prevenir y actuar ante casos de cualquier tipo de violencia que se presente en el balompié del país, sino en “construir una cultura de respeto en torno a la diversidad, tolerancia e igualdad”.

Actualmente el fútbol mexicano cuenta sólo con un Código de Ética, que no se actualiza desde 2017, en el que de forma general se advierte que no se tolera la violencia, sin embargo, no existe alguna alusión a cómo actuar ante la violencia de género.

“No toleramos corrupción ni violencia en nuestro deporte y nos dirigimos hacia todos y todas con respeto. Las diferencias físicas no son una barrera entre nosotros y nosotras, no denostamos a nadie por su aspecto u origen, sabemos que formamos una familia y nos respetamos entre sí como tal”, se menciona en el código que deben seguir los miembros de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF).

En cuanto a discriminación, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), institución del Gobierno de México, le propuso a la FMF desde finales 2019 un protocolo para prevenir y atender la discriminación que no ha realizado.

La elaboración de este protocolo es uno de los compromisos que están estipulados en el convenio que la FMF y el ente del gobierno de México firmaron en octubre de 2019 y que se venció el último día de 2022.

La ausencia de reglas en la liga mexicana para actuar ante casos de violencia de género es una falta a la Constitución del país, según la abogada experta en derecho deportivo Zitally Flores.

“Tiene una obligación constitucional de respeto a los Derechos Humanos, de garantizar una vida libre de violencia a las mujeres porque son una autoridad dentro del deporte”.

Además, Flores advirtió que el no contar con regulación en la competición pone a los equipos en una posición vulnerable ya que se pueden meter en un conflicto laboral al diseñar sanciones que a veces no están previstas en ningún documento.

En los últimos años, futbolistas como Dani Alves, dado de baja el pasado viernes por los Pumas UNAM por ser detenido por una acusación de presunta violación, o Renato Ibarra, separado de las Águilas del América por una denuncia de tentativa de feminicidio y aborto, han sido sancionados por sus clubes y no por la liga, que al no contar con un marco de reglas no tiene forma de actuar.

Publicidad