Guaynabo (Puerto Rico), 29 nov (EFE).- Los premios obtenidos por el pelotero puertorriqueño y astro de las Grandes Ligas Roberto Clemente (1934-1972), como la placa al Jugador Más Valioso en la Serie Mundial de 1971, destacan en una exposición en su isla natal.

Luis Roberto Clemente, uno de los tres hijos del fallecido pelotero Roberto Clemente posa hoy en la exhibición de piezas históricas de su padre en el Museo del Deporte de Puerto Rico en Guaynabo, municipio vecino a San Juan. EFE/Jorge Muñiz

“Esto es un recuento completo de su carrera como beisbolista”, afirmó a Efe Luis Roberto Clemente, uno de los tres hijos que tuvo el fallecido pelotero junto a Vera Zabala, durante una visita a esta nueva exhibición del Museo del Deporte de Puerto Rico.

Personas visitan hoy la exhibición de piezas históricas del fallecido pelotero Roberto Clemente en el Museo del Deporte de Puerto Rico en Guaynabo, municipio vecino a San Juan. EFE/Jorge Muñiz

Otra pieza destacada de Clemente que se expone en el museo, ubicado en Guaynabo, municipio vecino a San Juan, es el Guante de Oro que ganó en 1966.

También hay un par de medias usadas con los Piratas de Pittsburg, con los que jugó todas sus 18 temporadas, y uno de los bates que utilizó la noche en la que consiguió su imparable número 3.000.

Todos estos artículos de colección, que pertenecen al Museo Roberto Clemente en Pittsburgh (Pensilvania, EE.UU.), ciudad que acogió al pelotero del 1955 al 1972, se exhibirán en Puerto Rico hasta enero de 2023.

El propósito de la exposición en Puerto Rico es que sea itinerante, por lo que está previsto que los artículos vayan cambiando de ciudad.

Además de las piezas históricas de Clemente, el museo también expone en un mural de madera una cronología de su vida, así como varias obras de arte, entre ellas, una realizada por el artista urbano puertorriqueño Don Rmix.

Aledaña a la sala principal, hay una sala dedicada a Vera Zabala, referente a los últimos diez años de su vida representando a la familia y las obras caritativas que realizó bajo la Fundación Roberto Clemente.

Allí, según dijo a a Efe el segundo de los tres hermanos del matrimonio Clemente-Zabala, se ubica la pieza más importante que le han entregado a la familia: la Medalla Presidencial de la Libertad que recibió su madre en la Casa Blanca en 2003, de la mano del entonces presidente George W. Bush.

Esta condecoración, de acuerdo con la Casa Blanca, sirve para destacar la labor de personas que “han realizado contribuciones especialmente meritorias a la seguridad de los intereses nacionales de EE.UU., la paz mundial; o con una trayectoria cultural, pública o privada significativa”.

“Mi padre fue una persona única, una persona que dio mucha gloria a este país, pero también de la que se puede aprender tanto de lo que verdaderamente es un buen ser humano”, afirmó Clemente.

“O sea, ¿cuál es nuestra misión como ser humano? Eso lo abarca todo en la vida de mi padre. Por eso, muchas personas, aunque nunca jugaron deporte, me dicen que han copiado su vida como una guía para todos”, agregó.

Roberto Clemente, primer latino en conectar 3.000 imparables en las Grandes Ligas y elegido 15 veces al Juego de Estrellas, perdió la vida en el día de Año Nuevo de 1972 en un accidente aéreo cuando llevaba ayuda a las víctimas de un terremoto en Nicaragua.

Por ello, las Grandes Ligas rebautizó en 1973 un premio filantrópico con su nombre.

Publicidad