Publicidad

Moscú, 18 mar (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, conmemoró hoy el décimo aniversario de la anexión de la península ucraniana de Crimea durante un mitin-concierto en la plaza Roja, al que asisten decenas de miles de personas.

El presidente y candidato presidencial ruso Vladimir Putin (2-derecha) y los candidatos presidenciales Nikolai Kharitonov (derecha, Leonid Slutsky (2-izquierda) y Vladislav Davankov (izquierda) asisten a un concierto para conmemorar el décimo aniversario de la reunificación de Crimea con Rusia en la Plaza Roja. en Moscú, Rusia, 18 de marzo de 2024. En febrero de 2014, las fuerzas rusas invadieron y tomaron el control de la península de Crimea. Rusia declaró la anexión de Crimea el 18 de marzo de 2014, dos días después de la celebración del llamado 'referéndum' en ese territorio. En una votación que reafirmó la "unidad nacional y la integridad territorial" de Ucrania, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 68/262 condenó el referéndum en Crimea afirmando que "no tenía validez". Después de la anexión, Moscú intensificó su presencia militar en la península para solidificar el nuevo status quo sobre el terreno y, desde 2015, Rusia aprobó el "Día de la Reunificación de Crimea con Rusia" como feriado que se celebra anualmente el 18 de marzo. (Rusia, Ucrania, Moscú) EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

Putin, que subió al escenario acompañado de los tres candidatos a los que se enfrentó en las elecciones presidenciales, felicitó a los rusos y, especialmente a los crimeos, por la efeméride.

El presidente y candidato presidencial ruso, Vladimir Putin, asiste a un concierto que conmemora el décimo aniversario de la reunificación de Crimea con Rusia en la Plaza Roja de Moscú, Rusia, el 18 de marzo de 2024. En febrero de 2014, las fuerzas rusas invadieron y tomaron el control de la península de Crimea. Rusia declaró la anexión de Crimea el 18 de marzo de 2014, dos días después de la celebración del llamado 'referéndum' en ese territorio. En una votación que reafirmó la "unidad nacional y la integridad territorial" de Ucrania, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 68/262 condenó el referéndum en Crimea afirmando que "no tenía validez". Después de la anexión, Moscú intensificó su presencia militar en la península para solidificar el nuevo status quo sobre el terreno y, desde 2015, Rusia aprobó el "Día de la Reunificación de Crimea con Rusia" como feriado que se celebra anualmente el 18 de marzo. (Rusia, Ucrania, Moscú) EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

“Crimea no es sólo un importante territorio desde el punto de vista estratégico, no es solo nuestra historia, nuestra tradición (…) Crimea es principalmente su gente: los crimeos y habitantes de Sebastopol. ¡Ellos son nuestro orgullo!”, dijo.

Recordó que Crimea es conocida como “un portaaviones indestructible” y que los habitantes de la península ucraniana nunca olvidaron sus vínculos históricos con la madre Rusia pese a que desde 1954 pertenecieron a Ucrania.

Además, tuvo palabras para los residentes de las cuarto regiones anexionadas por Rusia (Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia), cuyo destino, admitió, resultó ser mucho más difícil y “trágico”.

“Pero, aún así, lo logramos y eso también es un gran hito en la historia de nuestro Estado. Ahora avanzamos y vamos juntos, hombro con hombro”, proclamó.

Seguidamente, cantó el himno ruso junto a los candidatos y los presentes, que ondeaban banderas tricolores rusas.

“Lo importante es que de iure y de facto Crimea es parte inalienable de la Federación Rusa”, dijo el lunes Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, en su rueda de prensa telefónica diaria.

Peskov añadió que “la declaración de independencia y la posterior decisión de unirse a Rusia se completaron en estricta conformidad con el derecho internacional”.

Alentados por grupos subversivos vinculados con los servicios secretos rusos, las autoridades peninsulares celebraron el 16 de marzo de 2014 un referéndum para independizarse de Ucrania.

Para garantizar que Kiev no saboteara la “libre” expresión de la voluntad popular, el presidente ruso, Vladímir Putin, aprobó el despliegue de tropas rusas en la península, “los pequeños hombres verdes”, que bloquearon todas y cada una de las guarniciones militares ucranianas.

El 16 de marzo los crimeos recibieron una papeleta con dos opciones: la reunificación con Rusia o mantener el estatus de Crimea como parte de Ucrania.

El resultado fue inapelable, un 96,5 % de los crimeos -más del 80 % de los cuales eran rusos étnicos- apoyaron ser parte de la Federación Rusa.

Crimea volvió al redil ruso dos días después, cuando Putin firmó en el Kremlin un tratado bilateral por el que la península y el puerto de Sebastopol se integraban en la Federación Rusa.

Publicidad