Publicidad

Venecia (Italia), 7 sep (EFE).- Experto en el humor absurdo, el director, guionista y músico francés Quentin Dupieux ha desatado carcajadas en Venecia con “Daaaaaalí”, una comedia onírica y disparatada con la que rinde homenaje a la personalidad pública del pintor de Figueras (Girona).

“Mi fuente de inspiración es el personaje mediático, recuerdo sus apariciones en televisión en los años 80, descubrí al personaje antes que su obra”, ha dicho en rueda de prensa el director de “Wrong cops” (2013) y “Fumar provoca tos” (2022).

“La película está llena de referencias a sus cuadros, pero el tema es su personalidad, su lenguaje, su manera de hablar”, ha subrayado.

La trama gira en torno a una periodista (Anaïs Demoustier) que quiere entrevistar a Dalí y hacer un documental sobre su figura pero, en cada intento de acercamiento, el artista se le escapa, y lo mismo ocurre con la propia película, que entra en un territorio escurridizo donde la sorpresa y el espíritu lúdico se imponen a la coherencia.

“Me interesan las ideas que vienen de ninguna parte o del cosmos, más que del trabajo, el trabajo viene después para hacer un producto agradable para el espectador, pero mi método consiste en pescar en el subconsciente, sin reflexión”, ha explicado Dupieux.

En la rueda de prensa ha estado acompañado por el actor Édouard Baer, que es uno de los cinco “Dalís” que aparecen en pantalla. “Pensé que un solo actor era demasiado clásico, aburrido e insuficiente para encarnar la locura de Dalí y un día en el baño se me ocurrió esta idea del monstruo con muchas cabezas”, ha explicado Dupieux.

Gilles Lellouche, Jonathan Cohen, Pio Marmaï y Didier Flamand completan el abanico. En realidad Dupieux convocó a diez actores, pero la mitad se descolgaron del proyecto. “Digamos que ha habido una selección natural basada en la valentía”, ha dicho.

El primer plano del filme es una recreación de la obra “Fuente necrofílica manando de un piano de cola” que sirve como advertencia al espectador del terreno en el que se va a desarrollar la película, el de una búsqueda deliberada de ruptura de códigos y de hacer algo diferente.

Dupieux asegura que para escribir y dirigir “Daaaaaalí” conectó con “la consciencia cósmica” del pintor surrealista y se dejó guiar por ella y que visualmente le ha “robado” ideas a Buñuel pero también a los Monty Phyton, por su humor a la vez “exigente e idiota”.

La escenografía se inspira en la casa real de Dalí en Port Lligat (Girona) que Dupieux visitó en varias ocasiones junto con la directora de arte y que ha descrito como “un pueblo de pescadores customizado” con la obra del genial artista.

El actor Édouard Baer ha aparecido vestido con la camisa de su personaje que es una réplica de las que vestía Dalí. “Para mi generación hay dos grandes artistas que se crearon un personaje, uno fue Serge Gainsbourg y el otro Dalí”, ha apuntado el actor, que dice haber disfrutado mucho con el papel.

“Te permite hacer cosas muy locas, puedes hacer cualquier cosa y nunca llegas al nivel de lo que era él”, ha señalado en alusión al personaje excéntrico, arrogante y narcisista que se creó Dalí y que paseó por los platós de televisión.

Dupieux, que en el mundo de la música utiliza el seudónimo “Mr Oizo”, debutó como director en 2002 con la comedia “Nonfilm” y ha estrenado una decena de largometrajes desde entonces siempre bajo las premisas de la experimentación y el humor.

Su película sobre Dalí se ha exhibido fuera de concurso en la penúltima jornada competitiva de este 80 Festival de Venecia que el próximo sábado se clausurará con la entrega del palmarés, incluido el León de Oro.

Publicidad