Publicidad

Pekín, 8 feb (EFE).- Aficionados y medios chinos han cargado contra el astro argentino Lionel Messi por haber jugado el miércoles un amistoso en Japón después de haberse perdido por molestias otro partido de exhibición que debía disputar en Hong Kong.

La ausencia de Messi en el partido que el Inter Miami jugó el pasado domingo contra una selección de Hong Kong debido a unas molestias en el abductor ha levantado ampollas en el gigante asiático, donde medios como el periódico estatal Global Times habla de “decepción e ira” entre los aficionados.

El diario chino critica a Messi por su supuesta actitud “impasible” e “inexpresiva” durante su estancia en Hong Kong mientras que en Japón, donde disputó ayer media hora de partido, “parecía otra persona” y “saludaba a todo el mundo”.

Messi se disculpó con sus aficionados chinos en la red social Weibo, similar a X, justo antes del partido del miércoles, diciendo que fue “una verdadera lástima” no poder jugar en Hong Kong por lesión.

“Cualquiera que me conozca sabe que siempre quiero jugar… especialmente en estos partidos donde viajamos tan lejos y la gente está emocionada de poder vernos. Ojalá podamos volver y jugar en Hong Kong”, escribió el astro argentino.

El club de Messi, el Inter Miami, aclaró por su parte que simplemente era “demasiado arriesgado” que Messi jugara.

Explicaciones insuficientes en China: “Messi solo lamentó que una lesión le impidiera jugar, pero no se disculpó. Es una declaración superficial que no ha logrado calmar la ira de los aficionados”, responde Global Times.

“Estoy enfadado no porque Messi no pudiera jugar, sino por la sensación de haber sido engañado. No hubo ni reembolso ni disculpas”, comenta al diario un aficionado que había viajado desde la provincia china de Cantón, vecina a Hong Kong, para ver al astro argentino.

En Weibo, los internautas han criticando la “actitud amigable” del argentino con los japoneses, “tomándose fotografías con celebridades y saludando a los aficionados con una sonrisa de oreja a oreja”, mientras en China parecía “apático” y “con las manos en los bolsillos”.

Los aficionados chinos también arremeten contra David Beckham, accionista del Inter Miami, y políticos como Kevin Yeung, secretario de Cultura, Deportes y Turismo hongkonés, se han referido al asunto: “Una de las condiciones clave de nuestro acuerdo de financiación era que Messi participara en el partido al menos 45 minutos, sujeto a consideraciones de aptitud física y seguridad”.

“El Gobierno hongkonés espera todavía que los organizadores y los equipos den una explicación razonable”, afirmó.

En el momento de la salida a la venta de las entradas, el pasado mes de diciembre, los hinchas se apresuraron a desembolsar sumas exorbitantes, pagando entre 880 y 4.880 dólares hongkoneses (entre 103 y 573 euros) por conseguir cualquiera de las 40.000 disponibles para el partido, que se celebró el pasado domingo.

Publicidad