Publicidad

Buenos Aires, 11 de mayo de 2024 – Continúa la recuperación tras el grave accidente ferroviario ocurrido el viernes en el barrio de Palermo, Buenos Aires, donde dos trenes de la línea San Martín colisionaron, dejando un saldo de 14 personas aún internadas debido a la gravedad de sus heridas. El incidente, que no registró víctimas fatales, está siendo investigado por las autoridades locales.

El choque, que tuvo lugar a las 10:31 AM (13:31 GMT), involucró a una formación de pasajeros y una locomotora con un coche furgón vacío, resultando en 60 heridos, de los cuales 14 permanecen recibiendo atención médica. Jorge Macri, alcalde de Buenos Aires, describió el suceso como una “desgracia con suerte”, destacando la ausencia de víctimas mortales y el hecho de que no había pasajeros en el furgón afectado.

“Obviamente esto podría haber sido mucho más grave si en el furgón había pasajeros; eso ayudó”, expresó Macri, quien también resaltó la rápida y profesional respuesta del servicio de bomberos y del Sistema de Atención Médica de Emergencias, que llegó al lugar media hora después del accidente.

El sábado, tras las pericias judiciales llevadas a cabo por la policía científica, comenzó el retiro de las formaciones involucradas en el choque. Este proceso es parte de la investigación que se lleva adelante en el juzgado nacional en lo Criminal y Correccional 11, a cargo del juez Julián Ercolini.

Franco Mogetta, secretario de Transporte de Argentina, mencionó que existen “múltiples hipótesis” sobre las causas del accidente. Una de las líneas de investigación se centra en las denuncias de robos de cables que podrían haber afectado al sistema de señalización del ferrocarril. Omar Maturano, secretario del sindicato de conductores de trenes La Fraternidad, reveló que “se viene trabajando hace diez días aproximadamente sin señalamiento”, lo que sugiere que los trenes han estado operando sin las medidas de seguridad electrónicas habituales, recurriendo a sistemas alternativos como papeles o banderas para dirigir los recorridos.

Este accidente no solo ha puesto de manifiesto los riesgos asociados con las deficiencias en la infraestructura ferroviaria, sino que también ha subrayado la necesidad de medidas urgentes para garantizar la seguridad de los pasajeros y trabajadores del sistema de transporte público de Buenos Aires. Las autoridades continúan investigando para determinar la causa exacta del choque y para desarrollar estrategias que prevengan futuros incidentes.

Publicidad