Publicidad

Lima, 7 de junio.- El Congreso de Perú aprobó una reforma del sistema de pensiones propuesta por el fujimorismo tras una votación que generó intensos debates y reclamos entre legisladores de diferentes ideologías. La reforma recibió 38 votos a favor, 10 en contra y 16 abstenciones de los 130 miembros del Parlamento.

Este nuevo marco, que busca modernizar el sistema previsional peruano, ha sido objeto de críticas por su rapidez en el proceso y la manera en que se llevó a cabo la votación. Durante el debate, se rechazó una moción para reenviar el proyecto a la Comisión de Economía, lo que desató protestas de parlamentarios tanto de izquierda como de derecha.

La sesión, marcada por la tensión, fue abruptamente cerrada por el primer vicepresidente del Congreso, el fujimorista Arturo Alegría, acción que motivó una moción de censura en su contra por supuestas irregularidades en la conducción del debate y en la contabilización de votos.

La reforma propuesta pretende garantizar una competencia más justa entre gestores de pensiones, establecer una pensión mínima y prohibir retiros extraordinarios de los fondos de pensiones. Los promotores de la iniciativa afirman que se busca proporcionar una pensión justa a los beneficiarios y mejorar la administración de las aportaciones.

No obstante, la iniciativa ha sido tildada de favorable a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) por algunos legisladores, y su aprobación inicial fue rechazada en abril cuando se debatía junto con una medida que permitía el retiro parcial de fondos de pensiones privadas.

El sistema reformado se basará en pilares no contributivo, semicontributivo, contributivo y voluntario, buscando diversificar las opciones de aporte y mejorar las condiciones de retiro para los peruanos. Sin embargo, el debate continúa sobre la eficacia y equidad del nuevo sistema propuesto.

Publicidad