Publicidad

Madrid, 11 ene (EFE).- Regantes, representantes de organizaciones políticas, sindicales y sociales de Almería, Alicante y Murcia protestan este miércoles frente al Ministerio de Transición Ecológica por la decisión de incrementar el caudal ecológico del Tajo, lo que conllevará reducir el trasvase al Segura.

Más de un centenar de autocares trasladarán a regantes y agricultores desde Alicante, Murcia y Almería hasta Madrid para acudir a la manifestación en defensa del trasvase Tajo-Segura frente a la sede del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco).

Así lo han avanzado fuentes del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), que ha promovido la protesta, a la que se han sumado asociaciones agrarias, empresarios, regantes, cooperativas, colegios profesionales, universidades de estas zonas agrícolas y políticos, entre ellos el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, defendió ayer mismo las decisiones sobre las cuencas e hizo un llamamiento in extremis a evitar otra guerra del agua.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera lamentó que se esté haciendo “una tergiversación de la realidad en favor de un territorio, con determinada pancartas de determinados grupos políticos” y pidió que no se vuelva a “una guerra del agua”, donde se haga lo que se haga o se invierta lo que se invierta, “siempre hay una diana a la que disparar”.

Desde la asociación agraria Asaja Alicante han confirmado a EFE que al menos está prevista la salida de 20 autocares desde esta provincia, mientras que la Comunidad de Regantes de Lorca (Murcia) ha apuntado que solo esta organización va a fletar diez.

Sobre la actuación de los ejecutivos de las comunidades autónomas afectadas, el Gobierno valenciano ha presentado alegaciones al plan del Tajo que apuntan a “defectos en la tramitación”, a la vez que ha pedido al Consejo de Estado que emita un informe desfavorable sobre el proyecto de real decreto que afecta al plan hidrológico en el que se incluye la regulación del trasvase.

El Ejecutivo murciano anunció también el pasado 4 de enero que iba a presentar alegaciones ante el Consejo de Estado contra el borrador de Real Decreto del Plan Hidrológico del Tajo por “su falta de consideración económica y ambiental, además de por la falta de transparencia en su tramitación”.

El presidente de Scrats, Lucas Jiménez, difundió ayer un vídeo en el que califica de “inedulible” la “cita que tienen Murcia, Alicante y Almería ante las puertas del ministerio de Teresa Ribera”.

A su juicio, Ribera “se ha caracterizado por sus actuaciones políticas en todo lo que tiene que ver con la gestión del agua y con la gestión de la mejor agricultura de Europa, la del Levante”.

“Vamos a Madrid -dijo- a reivindicarnos como sociedad civil y como agricultores para pedir que la ministra cese de una vez en sus ataques injustificados y políticos a las infraestructuras del trasvase”, que es “un recurso fundamental de agua para la actividad económica de la agricultura”.

El presidente de Scrats se ha mostrado confiado en que hoy, a partir de las 11.00 horas, “la afluencia, no solo del sector agrario sino también de la sociedad civil y de sus representantes, va a ser masiva”.

“Ribera hace del agua una política que conduce por desgracia al desempleo y a situaciones económicas difíciles de sostener” en estas tres provincias, ha lamentado Jiménez antes de añadir que van a decirle a Ribera “que pare, o le pediremos a su jefe -en referencia al presidente del Gobierno Pedro Sánchez- que la cese”.

Según las previsiones de Scrats, la estimación de disminución de los caudales del trasvase Tajo-Segura en las provincias de Alicante, Murcia y Almería se sitúa en 105 hm3, lo que supondría 78 hm3 menos para regadío que la media actual y 27 hm3 menos para abastecimiento.

Recortar el volumen de agua disponible supondría la “pérdida de 27.314 hectáreas de superficie regable, la desaparición de más de 15.000 empleos y reducciones de valor patrimonial estimadas en 5.692 millones de euros”, según sus cálculos.

Publicidad