Londres, 26 nov (EFE).- El Gobierno británico ha actuado “extremadamente rápido” al introducir un veto desde este viernes a los vuelos procedentes de seis países africanos con un planteamiento centrado en la “seguridad” ante la nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica, dijo hoy el ministro de Transporte, Grant Shapps.

El Ejecutivo de Londres prohíbe desde las 12.00 GMT los servicios aéreos provenientes de seis destinos africanos, entre ellos Sudáfrica, ante la propagación de la variante B.1.1.529 de la covid-19, que podría hacer que las actuales vacunas sean menos efectivas.

“Es importante que nos aseguremos de que actuamos de manera inmediata y al hacerlo ralentizamos las cosas en cuanto a una potencial entrada (de la variante) en el país”, explicó hoy Shapps al canal de televisión Sky News.

Esta medida, anunciada anoche por el titular de Sanidad, Sajid Javid, “dará más tiempo a los científicos para que puedan trabajar en la secuenciación del genoma, que implica hacer cultivos y lleva varias semanas, para que podamos averiguar cuán preocupante es esta variante particular”, agregó el responsable de Transportes.

Por otro lado, expertos británicos consideran que aún hay que esperar para saber qué tipo de amenaza concreta podría representar esa nueva mutación, al parecer más transmisible, y alertan de que no se puede descartar un cambio en las restricciones.

La nueva variante es “la más compleja y preocupante” vista hasta ahora, según afirmó hoy la asesora médica de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, Susan Hopkins, a la emisora BBC Radio 4.

“El primer vistazo muestra que cuenta con una variedad de diferentes mutaciones, tiene 30 mutaciones distintas que parecen relevantes, el doble de lo que teníamos con la Delta”, precisó.

Por otro lado, en declaraciones hechas hoy al canal ITV, el profesor Adam Finn, miembro del Comité Conjunto sobre Vacunación e Inmunización (JCVI), señala que la subida en los casos de covid-19 detectada en Sudáfrica podría estar vinculada a la mayor transmisibilidad de la citada variante.

“Ahora tenemos que esperar y ver qué clase de amenaza esta nueva variante podría representar. Si tenemos suerte, no será seria, pero podría ser muy grave”, opinó ese experto.

Finn agregó que no desean “provocar ansiedad innecesaria en la gente” pero consideró que “todo el mundo debe estar preparado para la posibilidad de un cambio en las restricciones”.

El experto indicó que se está trabajando para secuenciar las variantes en todo el Reino Unido a fin de determinar si ya se ha importado algún caso a este país del exterior.

Otro experto, James Naismith, director del Instituto Rosalind Frankling, apuntó a la emisora Radio 4 que la nueva variante hará “casi con seguridad” que las vacunas actuales sean menos efectivas.

Publicidad