Publicidad

Nueva York, 13 de mayo—Durante un juicio histórico en Nueva York, Michael Cohen, exabogado personal de Donald Trump, testificó que el expresidente estaba preocupado por las repercusiones que historias personales podrían tener sobre su carrera hacia la Casa Blanca en 2016. Cohen, quien actuó como uno de los confidentes más cercanos de Trump antes de convertirse en uno de sus críticos más vocales, ha sido uno de los testigos clave en el proceso en el que se acusa al exmandatario de falsificar documentos contables.

Cohen afirmó ante el tribunal que Trump le había expresado preocupaciones específicas sobre posibles acusaciones de varias mujeres una vez anunciada su candidatura presidencial. “Prepárate, porque van a salir muchas mujeres denunciando casos”, le advirtió Trump según Cohen. Este lunes, la Fiscalía llamó a Cohen para profundizar en los detalles de cómo manejó un pago de 130,000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels, con el objetivo de mantener en secreto su supuesta relación extramarital con Trump. Este pago, etiquetado falsamente como ‘gastos legales’ dentro de los libros de la Organización Trump, es el núcleo de las acusaciones en este juicio penal.

Durante su declaración, Cohen describió cómo se incrementó su relación con Trump a principios de los años 2000, llegando a formar parte de su círculo íntimo y manejando transacciones críticas para el magnate inmobiliario. Relató cómo Trump hacía todas las peticiones en persona, dado que nunca utilizó un correo electrónico personal.

Además, Cohen delineó parte de su labor consistente en intimidar a quienes publicaban críticas hacia Trump, una tarea que, según él, también formaba parte de su rol de “hacer feliz” al entonces empresario. Esta revelación añade más detalles sobre la intensa dinámica entre Cohen y Trump, cuya relación se desmoronó públicamente después de que el primero cooperara con las autoridades en investigaciones contra Trump.

Este juicio marca el primer proceso penal contra un expresidente estadounidense en Nueva York, un hecho sin precedentes que continúa desarrollándose. Con las elecciones presidenciales de noviembre en el horizonte, el testimonio de Cohen podría tener implicaciones significativas no solo para Trump, sino para el panorama político general de Estados Unidos.

Publicidad