Publicidad

São Paulo, 17 mar (EFE).- El exfutbolista brasileño Robson de Souza ‘Robinho’ afirmó que la Justicia italiana le condenó por violación por ser una persona de raza negra y espera “tener voz” en el tribunal brasileño que el miércoles decidirá si homologa la sentencia.

“Fui condenado en Italia injustamente por algo que no ocurrió y tengo todas las pruebas que muestran eso”, dijo el exjugador del Real Madrid en una entrevista divulgada este domingo en la emisora Record.

El exdelantero se someterá el miércoles al dictamen del Tribunal Superior de Justicia, que decidirá si confirma la condena a nueve años de prisión dictada en firme por el Supremo italiano, que le declaró culpable de participar en una violación colectiva sufrida por una joven albanesa en una discoteca de Milán en 2013.

La Constitución brasileña prohíbe la extradición de brasileños natos, pero permite cumplir la pena en Brasil. En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de Brasil dictará si homologa la sentencia y ordena su ingreso en prisión en el país suramericano.

Robinho, de 40 años, alegó en la entrevista que tuvo una relación sexual “superficial”, “rápida” y “consensual” con la víctima y que después se marchó a su casa.

La violación ocurrió en 2013, cuando Robinho jugaba en el AC Milan, en una discoteca de esa ciudad italiana y en ella participó un amigo suyo, Ricardo Falco, que también fue condenado por ello, y otras personas que, según él, no rindieron cuentas en la Justicia.

En este sentido, se quejó de que la Justicia italiana no sentara en el banquillo a todos los sospechosos y atribuyó esa postura al “racismo” que, desde su punto de vista, se vive en el país europeo.

“Jugué cuatro años en Italia y me cansé de ver historias de racismo. Desgraciadamente hoy pasa. Eso ocurrió en 2013 y hoy estamos en 2024, lo que me lleva a creer que los mismos que no hacen nada contra el racismo son los mismos que me condenaron en mi juicio”, expresó.

Y completó: “Si mi juicio fuera para un blanco, sería totalmente diferente, sin ninguna duda”.

En este sentido, espero que “se haga justicia en Brasil” y que aquí pueda mostrar sus “pruebas”, las cuales, según él, demuestran su inocencia.

“Espero que en Brasil pueda tener la voz que no tuve afuera (…) No hice nada, no hice ningún crimen”, afirmó.

Preguntado sobre el caso de Dani Alves, condenado en España a cuatro años y medio de cárcel por un delito de agresión sexual contra una mujer, Robinho dijo que en su caso la víctima denunció los hechos “cuatro meses después” y no inmediatamente, como ocurrió con el exjugador del Barcelona.

“Mi caso fue una injusticia (…) Sé respetar a todo el mundo, incluso a las mujeres”, apuntó.

Robinho, quien también jugó en el Manchester City, agregó que no tiene “nada que decir” a la víctima porque “es inocente”.

Publicidad