Publicidad

Leópolis (Ucrania)/Moscú, 5 ene (EFE).- Rusia no cejó hoy sus intentos de capturar Bájmut, bastión ucraniano en la región oriental de Donetsk, mientras las autoridades de Kiev acordaban con sus aliados occidentales nuevos suministros de armamento, claves para su anunciada contraofensiva de la primavera.

Sin embargo, los esfuerzos rusos chocan con la enconada resistencia de las fuerzas ucranianas, ya que el control de la ciudad es clave para la defensa de Sloviansk y Kramtorsk, las dos mayores plazas fuertes de las tropas de Kiev en la región de Donetsk.

“El enemigo es empujado a sus posiciones anteriores, es decir, fuera de los límites de la ciudad… Nuestros defensores defienden valientemente Bájmut e impiden el avance del enemigo”, afirmó el jefe de la Administración Militar de la región de Donetsk, Pavló Kyrylenko.

BÁJMUT, UNA CIUDAD DEVASTADA

Los bombardeos constantes y el fuego de artillería han destruido la ciudad, que llegó a tener más de 70.000 habitantes, en más del 60 por ciento, aseguró.

En su tradicional videomensaje nocturno el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, anoche destacó especialmente a los defensores de Bájmut, que -dijo- “infligen numerosas bajas al enemigo y expulsan a los ocupantes de los alrededores de la ciudad”.

“Es un buen resultado, y lo agradezco”, dijo el mandatario, que resaltó que cada fracaso del enemigo en el frente de Bájmut y en general en la región de Donetsk debilita al Estado agresor y que “cada éxito ucraniano es una nueva demostración de la insania de la idea de atacar a Ucrania”.

KIEV PREPARA UN CONTRAOFENSIVA PARA PRIMAVERA

Según ha declarado a la prensa el jefe de Inteligencia Militar ucraniana, Kyrylo Budánov, Ucrania prepara un gran contraofensiva para marzo próximo, para comienzos de la primavera europea.

El estadounidense Instituto de Estudio de la Guerra (ISW, por siglas en inglés) indicó en su último informe que esta anunciada gran contraofensiva “no excluye operaciones contraofensivas en este invierno”.

El ISW destacó las palabras de Budánov de que habrá ataques en la retaguardia profunda de Rusia, en su propio territorio.

EL PATRIARCA ORTODOXO RUSO PIDE UNA TREGUA DE NAVIDAD

Mientras, el patriarca de la Iglesia ordodoxa rusa (IOR), Kiril, hizo este jueves un llamamiento en Moscú a establecer una tregua de Navidad, festividad que los creyentes de esta confesión celebran el 7 de enero.

“Yo, Kiril, patriarca de Moscú y toda Rusia, llamo a toda las partes involucradas en este conflicto intestino a un alto el fuego y establecer una tregua de Navidad”, señaló en su llamamiento, publicado en la página web de la IOR.

La tregua propuesta por el jefe religioso para que los creyentes puedan acudir a los templos en Nochebuena y Navidad entraría en vigor a las 12.00 hora de Moscú (09.00 GMT) mañana viernes y se extendería hasta las 24.00 horas (21.00 GMT) del día 7.

El llamamiento de Kiril no tuvo buena acogida en Kiev: “La declaración de la IOR sobre una ‘tregua de navideña’ es una trampa cínica y un elemento de propaganda”, escribió en Twitter el asesor de la Presidencia ucraniana Mijailo Podolyak.

ERDOGAN ABOGA POR UN ALTO EL FUEGO Y UNA SOLUCIÓN JUSTA

También llamó a un alto el fuego el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en una conversación telefónica hoy con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

“El presidente Erdogan dijo que los llamamientos a la paz y las negociaciones deben estar apoyadas por un alto el fuego unilateral y la visión de una solución justa”, señaló la oficina de comunicación de la Presidencia turca sobre el contenido de la conversación.

Sin embargo, a juzgar por el comunicado del Kremlin, Putin no se mostró nada receptivo a las palabras de su colega turco.

PUTIN INSISTE EN QUE SE CUMPLAN SUS EXIGENCIAS

“Vladímir Putin nuevamente reiteró la disposición de Rusia a un diálogo serio con la condición de que las autoridades de Kiev cumplan las conocidas demandas, planteadas repetidamente, y tomen en cuenta las nuevas realidades territoriales”, señaló la Presidencia rusa.

Las exigencias de Moscú son la “desnazificación y desmilitarización” de Ucrania; y las nuevas realidades territoriales son la anexión en septiembre pasado de cuatro regiones ucranianas, Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón, además de Crimea, anexionada en 2014.

El Kremlin destacó que en la conversación telefónica “la parte rusa hizo hincapié en el papel destructivo de los Estados occidentales que atiborran de armas y equipos militares al régimen de Kiev y le proporcionan información operativa y le señalan objetivos”. EFE

int-mos/ie

(foto) (vídeo)

Publicidad