Publicidad

Moscú, 4 mar (EFE).- Rusia ha exigido explicaciones al embajador alemán en Moscú, Alexander Lambsdorff, por la conversación entre militares germanos en la que se habló de posibles ataques ucranianos contra el puente de Crimea con misiles alemanes Taurus, informó este lunes el ministerio ruso de Exteriores.

Al diplomático, citado a la sede de Exteriores ruso, también se le pidieron explicaciones por supuestos planes de prestar asistencia práctica a las Fuerzas Armadas de Ucrania en el uso de los misiles contra objetivos en territorio ruso.

A juicio de Moscú, esos planes demostrarían “la implicación de Occidente, incluido Berlín, en el conflicto en torno a Ucrania”.

Al diplomático alemán también se le llamó la atención sobre los intentos de las autoridades de su país de “restringir las actividades de periodistas rusos”.

Moscú tachó esta actitud de “inaceptable” y prometió que no quedaría sin una “respuesta firme”.

Lambsdorff abandonó el Ministerio de Exteriores ruso sin hacer comentarios a la prensa.

El audio de la conversación de cuatro altos oficiales alemanes, entre ellos el máximo responsable de la Fuerza Aérea, fue publicado el pasado viernes por RT y reconocido como auténtico por el Ministerio de Defensa de Alemania, que ya anunció que iniciará una investigación a raíz de la filtración.

En el mismo, los interlocutores debaten las implicaciones técnicas y políticas de un potencial envío de misiles Taurus a Ucrania -que el canciller alemán, Olaf Scholz, volvió a rechazar esta semana- y realizan conjeturas sobre los objetivos rusos que Kiev podría atacar con ellos.

A su vez, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calificó de “curiosa” la reacción de Berlín, que se preocupó más de la filtración que del contenido de la conversación.

“Es decir, el propio hecho de los preparativos de armamento alemán, de especialistas alemanes que operen estas armas, de ataques contra Rusia, incluyendo el puente de Crimea (…) no les sorprende. Y esto dice mucho”, afirmó durante una conferencia en la ciudad rusa de Sochi.

Publicidad