Moscú, 29 dic (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció hoy que el consorcio Gazprom llenó de gas los dos hilos del controvertido gasoducto Nord Stream, que estaría listo para suministrar hidrocarburo a Alemania por el fondo del mar Báltico.

“El Nord Stream 2 está listo para operar”, dijo Putin durante una reunión telemática.

Putin, que felicitó a Gazprom y a sus socios por rellenar hoy el segundo hilo, explicó que ahora “todo depende” de los consumidores europeos y del regulador alemán, que frenó el proceso de certificación hasta que Moscú cumpla con todos los trámites.

“Tan pronto como ellos tomen la decisión sobre el comienzo de las obras, grandes volúmenes comenzarán a bombear a Europa, volúmenes adicionales de gas ruso. Recuerdo que se trata de 55.000 millones de metros cúbicos al año”, señaló.

Putin subrayó que, dada la difícil situación en el continente, Rusia tiene la capacidad de “incrementar las exportaciones de gas”, además de que el llenado de los dos hilos del Nord Stream 2 “contribuirá a solucionar el problema de la estabilización de precios en el mercado europeo”.

Resaltó que la autorización del Nord Stream repercutirá “inmediatamente” en los precios del gas ruso para los países consumidores europeos, incluido empresas y amas de casa.

“E incluso en Ucrania influirá en el descenso de las tarifas, ya que ese significativo volumen de gas de origen ruso lo están comprando a un precio bastante alto en el mercado europeo, 1.000 dólares y más por cada mil metros cúbicos”, añadió.

El consejero delegado de Gazprom, Alexéi Miller, explicó que los depósitos subterráneos europeos están al 56 %, mientras los alemanes, al 53 %, lo que influye en los precios del hidrocarburo.

También destacó que Gazprom ha cumplido con sus obligaciones en virtud del contrato de tránsito de gas por Ucrania al superar los 40.000 millones de metros cúbicos este año (41,5).

Para recibir la certificación, la compañía operadora de Nord Stream 2 debe crear una subsidiaria para gestionar el tramo alemán del gasoducto.

Eso le permitiría cumplir tanto el derecho alemán como comunitario, y funcionar como operador independiente, algo que podría retrasarse hasta la segunda mitad de 2022.

El gasoducto transporta directamente gas ruso hacia Europa occidental a través de Alemania sin pasar por Ucrania y ha estado rodeado de una gran polémica, con la oposición inicial de Estados Unidos, que en julio dio su visto bueno a cambio de garantizar el suministro energético ucraniano.

El Nord Stream 2, cuyas obras terminaron en septiembre, atraviesa las zonas económicas y aguas territoriales de cinco países: Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania.

Sumado a los 55.000 millones de metros cúbicos del Nord Stream a secas, permitirá a Rusia elevar hasta 110.000 millones de metros cúbicos el suministro anual de gas a Europa.

En respuesta a los temores de Ucrania de que Gazprom dejará de transportar gas por su territorio cuando expire el contrato en 2024, el viceprimer ministro ruso, Alexander Nóvak, aseguró hoy que Moscú podría seguir haciéndolo si las condiciones económicas y el estado técnico de las tuberías ucranianas son favorables.

Publicidad