Publicidad

Davos (Suiza), 17 ene (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en su primera actividad con motivo de su participación en el Foro Económico Mundial de Davos, defiende las medidas que ha puesto en marcha su Ejecutivo y que subraya que han hecho de España el país con menor inflación de la Unión Europea.

Sánchez presume de esas decisiones en una entrevista concedida al canal CNBC con motivo de su presencia en el evento de la localidad suiza de Davos, ante cuyo plenario intervendrá para defender España como destino para las inversiones.

La entrevista, grabada a su llegada a la localidad suiza, se emitirá este martes, pero la CNBC la ha avanzado en su página web, y en ella Sánchez hace un repaso de la situación económica de España.

Destaca la buena salud de la economía y una fuerte creación de empleo antes de recordar que las instituciones internacionales vaticinan que crecerá por encima de la media, y considera que todo ello es fruto de las reformas que está poniendo en marcha su Gobierno y también gracias a los fondos europeos.

De forma especial resalta que España es el país que tiene la tasa de inflación más baja de la Unión Europea tras poner en marcha una serie de paquetes de medidas para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania y después de haber trabajado en Europa para adoptar decisiones de forma conjunta.

Afirma que España está comprometida con la consolidación fiscal sin que afecte al crecimiento y la creación de empleo, y recalca que el desarrollo económico del país es uno de sus principales activos.

Por todo ello, hace hincapié en el atractivo de España para invertir.

Sánchez se refiere a las consecuencias negativas para la Unión Europea de la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos, una norma que prevé inversiones millonarias en energía verde.

Los Veintisiete argumentan que los subsidios que recoge a vehículos eléctricos y componentes estadounidenses dejarían fuera del mercado de Estados Unidos a las empresas europeas.

El presidente del Gobierno recuerda el diálogo que está habiendo entre ambas partes, pero asume que la UE debería aprender y reformar algunos aspectos de su política industrial, como las ayudas estatales y la reducción de la burocracia.

Se trataría, explica, de enviar un mensaje a la industria de todo el mundo de que Europa “y por supuesto España” son un buen lugar para instalarse.

El presidente del Gobierno hace referencia a la guerra en Ucrania para señalar que demuestra la importancia de que los países occidentales estén unidos en el aspecto de la defensa, pero también en el ámbito económico.

En relación con Ucrania y al plantearle que la ayuda militar de España es mucho menor que la de otros países europeos, Sánchez afirma que el presidente ucraniano, Volodímir Zelensky, le agradeció en su última conversación telefónica la contribución española en ese ámbito y la ayuda humanitaria y a los refugiados. Esa ayuda garantiza que seguirá.

Publicidad