Publicidad

Madrid, 26 ene (EFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, reiteró hoy la defensa de la vía diplomática y el diálogo para resolver la crisis de Ucrania, pero subrayó que Rusia debe tener claro que si interviene militarmente, tendrá unas “consecuencias masivas, gravísimas” para su economía por parte de la UE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida junto a la primera ministra de la República de Finlandia, Sanna Marin, al término de la reunión mantenida este miércoles en el Palacio de la Moncloa. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Sánchez se refirió a la crisis de Ucrania en la rueda de prensa que ofreció junto a su homóloga de Finlandia, Sanna Marin.

El jefe del Ejecutivo ratificó su defensa de la integridad territorial y la soberanía nacional de Ucrania y aseguró que Europa comparte la preocupación por esa situación y el convencimiento de que se ha de exigir el respeto a la legalidad internacional.

Insistió en que es el momento de la diplomacia, la distensión y el diálogo, pero también de la disuasión, “y ante todo la unidad”.

“Es importante trasladar que si ocurre lo que nadie quiere que ocurra, evidentemente que va a haber sanciones importantes hacia Rusia (…) Va a tener unas consecuencias masivas, gravísimas para su economía en términos de sanción por parte de la UE”, afirmó.

En esa misma línea, reconoció que se está viviendo un momento “muy difícil, muy complejo, muy crítico” en las relaciones de la UE y de la OTAN con Rusia.

Sánchez negó que haya diferencias en las posiciones de la UE y la OTAN ante la crisis y cree, por el contrario, que existe una “absoluta, rotunda y clara” unidad al respecto, tanto en la vía diplomática como en la de la disuasión.

Por su parte, la primera ministra finlandesa coincidió con Sánchez en que la UE debe transmitir un mensaje claro de que cualquier agresión militar de Rusia tendrá “enormes consecuencias y costes elevadísimos”.

Además, reivindicó la libertad de los países de decidir o modificar sus alianzas de seguridad, un argumento que repitió al subrayar que es Finlandia la que tiene la potestad de decir si en un futuro se integra o no en la OTAN.

Pero insistió en que ahora es el momento del diálogo y de la diplomacia.

El despliegue de 100.000 efectivos rusos en su frontera con Ucrania ha provocado la advertencia de EE.UU, ante la posibilidad de una invasión, y ha aumentado la tensión con la OTAN.

Publicidad