Publicidad

(Actualiza con mensaje de Scholz)

(Izquierda a derecha) Director Ejecutivo (CEO) de la alemana Rheinmetall AG, Armin Papperger, la primera Ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, el Canciller alemán Olaf Scholz y el Ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, asisten a la inauguración Ceremonia de inauguración de una nueva planta de municiones de Rheinmetall en Unterluess, Alemania, el 12 de febrero de 2024. Rheinmetall planea invertir alrededor de 300 millones de euros en esta planta de Baja Sajonia. Según la información de la empresa, en el futuro el grupo tiene previsto fabricar allí cada año 200.000 cartuchos de munición de artillería, explosivos y motores de cohetes. (Dinamarca, Alemania) EFE/EPA/Friedemann Vogel

Berlín, 12 feb (EFE).- El canciller alemán, Olaf Scholz, y la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, apostaron hoy por reforzar la “disuasión” en la ceremonia de inicio de obras de una nueva planta de producción de munición del fabricante de armamento Rheinmetall en Unterlüß (norte de Alemania).

El Canciller alemán Olaf Scholz (2-derecha), el Ministro de Defensa alemán Boris Pistorius (2-izquierda), la primera Ministra danesa Mette Frederiksen (izquierda) y el CEO de Rheinmetall Armin Papperger (derecha) visita una línea de producción en el futuro emplazamiento de una fábrica de armas donde el fabricante de armas Rheinmetall planea producir artillería a partir de 2025, en Unterluess, Alemania, el 12 de febrero de 2024. (Alemania) EFE/EPA/Fabian Bimmer/Pool

“No vivimos en tiempos pacíficos. Quien quiere la paz, debe ser exitoso en la disuasión y necesita para defenderse una sólida base industrial”, afirmó Scholz en un mensaje en la red social X.

El canciller expresó su agradecimiento a todos los que han hecho posible la expansión de las instalaciones de Rheinmetall en Unterlüß.

Scholz colocó de forma simbólica la primera paletada de tierra en compañía del ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, del jefe del consejo de Rheinmetall, Armin Papperger, y de Frederiksen, que se declaró “complacida” por participar en el evento.

“Necesitamos reforzar nuestra industria de defensa para poder seguir apoyando a Ucrania y proporcionar una fuerte disuasión y defensa europea contra la amenaza por parte de Rusia”, destacó Frederiksen también en X.

Está previsto que la nueva planta de Unterlüß esté terminada en 2025 y fabrique al año unas 200.000 unidades de munición para diferentes tipos de armamento, entre ellos los obuses de producción alemana entregados a Kiev.

Según dijo hoy Papperger al diario Tagesspiegel, la empresa suministrará este año a Ucrania varios cientos de miles de unidades de munición y se ha marcado como objetivo fabricar hasta 700.000 al año en 2025.

Papperger agregó que en 2024 obtendrá unos 15.000 millones de euros en encargos del Estado, lo que supone aproximadamente un 20 % del volumen del negocio de la empresa.

Una decena de activistas pacifistas protestaron en el exterior de la planta en construcción contra la política armamentística del gobierno alemán de coalición de socialdemócratas, verdes y liberales.

Entretanto, unos 400 agricultores acudieron con tres centenares de tractores, según datos de la policía, a intentar bloquear los accesos de las instalaciones antes de la llegada de Scholz para protestar contra el Gobierno.

Desde inicios de año, los agricultores alemanes se están movilizando con acciones por todo el país con el objetivo de que el Ejecutivo revierta la decisión de eliminar gradualmente los subsidios al diésel agrario.

Publicidad