Publicidad

Asunción, 23 nov (EFE).- El pedido de someter a un juicio político al magistrado Antonio Fretes, que solicitó un permiso indefinido como presidente de la Corte Suprema de Justicia de Paraguay después que su hijo reconociera que acordó representar a un sujeto solicitado en extradición por EE.UU., se hundió este miércoles por falta de votos en la Cámara Baja.

La propuesta, impulsada por un grupo de diputados de oposición, consiguió 33 votos a favor, 27 en contra y dos abstenciones, en una sesión extraordinaria de la que se ausentaron 18 legisladores.

La iniciativa requería al menos de 41 votos, equivalentes a los dos tercios de los 62 diputados presentes, según lo establecido en la Constitución.

“El proyecto no reúne la mayoría necesaria, queda rechazado y se remite al archivo”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Carlos María López, al término de la votación.

En el libelo acusatorio, leído por la opositora Celeste Amarilla, los legisladores dicen hacer tomado conocimiento a través de la prensa de que Amílcar Fretes “reconoció que prometió y cobró 368.000 dólares” por “encontrar una salida jurídica” que evitara la extradición del brasileño de origen libanés Kassem Mohamad Hijazi, acusado de presunto lavado de dinero.

Amarilla señaló que buscaban desarrollar como el “centro de la acusación” la “conexión entre la conducta de Amílcar Fretes y su padre”.

Durante el debate, la diputada Kattya González calificó de “insólito” el contrato de prestación de servicios firmado por Amílcar Fretes y denunció un “contubernio”.

“Si Fretes cae, caen muchos de los que están acá sentados y que hoy van a votar por él”, afirmó la diputada, para quien el magistrado “pertenece a una Corte Suprema de Justicia partidizada”.

Por su parte, el oficialista Basilio Núñez defendió su voto en contra del enjuiciamiento, al quejarse de que sus colegas viven en “diputadolandia” y “no ven lo que está pasando con la ciudadanía”.

En el mismo sentido, Derlis Maidana, también del oficialismo, tachó de “falacia” que se señale a la Corte Suprema de estar “partidizada”.

“Nosotros no nos podemos prestar a la agenda de la oposición que pretende echarle sin más trámites a un ministro de corte, cuya principal causal es un contrato firmado por su hijo, profesional del derecho”, argumentó.

A raíz de la denuncia periodística, Amílcar Fretes presentó su renuncia a la hidroeléctrica de Itaipú, administrada por Paraguay y Brasil, la cual fue aceptada de inmediato.

Publicidad