Belgrado, 9 ene (EFE).- Por cuarto día consecutivo, fervientes seguidores del tenista serbio Novak Djokovic se congregaron en el centro de Belgrado para manifestarle su apoyo, pocos horas antes de que la Justicia australiana decida si ordena su deportación o le permite entrar al país para jugar el Abierto de Australia.

EFE/EPA/ANDREJ CUKIC

“Nole, Nole” o “Nole, leyenda” gritaban los manifestantes frente al Parlamento de Serbia, lugar al que acudieron convocados por la familia Djokovic.

EFE/EPA/ANDREJ CUKIC

“No hay fronteras que tú no puedas pasar” y “Vamos, Nole 1”, rezaba algunas de las pancartas que llevaban, mientras otros enarbolaban banderas de Serbia y globos en forma de corazón.

“Hoy es un gran día, cuando vamos ante el juez para hallar justicia. El mundo entero escuchará la verdad. Esperamos que Novak salga como hombre libre y triunfador”, declaró el hermano del tenista, Djordje, según el portal Blic.

Su madre, Dijana, calificó de “inhumanas” las condiciones en las que se encuentra su hijo desde el pasado jueves, asilado, y denunció que “solo le dan almuerzo y cena, pero no desayuno”.

“No puede abandonar la habitación, que no tiene una ventana normal. Lo único que puede hacer es mirar las paredes”, se quejó, al tiempo que insistió en que “Nole” cumplió todos los requisitos para entrar en Australia y jugar el Grand Slam, que se disputará entre el 17 y el 30 de enero.

El padre del tenista, Srdjan Djokovic, estimó en unos 200 el número de manifestantes, delante de los cuales volvió a alabar a su hijo, como en repetidas ocasiones anteriores.

“Novak es la personificación de la libertad, de todo lo humano que una persona puede tener”, es “el mejor chico del mundo” y un gran humanista conocido por sus actividades humanitarias, afirmó.

También reiteró su acusación de que los problemas que tiene Djokovic para entrar en Australia se deben a motivos políticos de Camberra.

“¡Son una vergüenza!”, exclamó con respecto a los políticos australianos.

Comparó al tenista con el antiguo boxeador estadounidense Muhammad Ali, considerado uno de los mejores de todos los tiempos, de origen afroamericano, “que fue castigado porque no quería ser parte del mundo imperialista”.

Djokovic llegó a Melbourne el miércoles con una exención médica por no estar vacunado, pero las autoridades revocaron su visado, en medio de un gran revuelo internacional.

Sus abogados presentaron un recurso y sostienen que el tenista dio positivo en covid el 16 de diciembre de 2021 y que dos semanas después estaba recuperado, por lo que el 1 de enero se le había proporcionado el permiso para entrar en Australia.

El Tribunal de Circuito de Melbourne ha informado de que la vista sobre la revocación del visado del tenista, que se podrá seguir online, se celebrará el lunes a partir de las 10 horas (23.00 GMT del domingo).

Publicidad