Publicidad

San Juan, 19 sep (EFE).- Los trabajos para restablecer poco a poco el servicio eléctrico en Puerto Rico, que sufrió un apagón general por el huracán Fiona, empezaron este lunes a obtener los primeros resultados en municipios del norte de la isla.

La empresa LUMA Energy, encargada de la transmisión y distribución de la electricidad, informó que ha restaurado el servicio a 100.000 clientes de Toa Alta, Toa Baja, área metropolitana de San Juan, Bayamón y Corozal.

Tanto la compañía como el gobernador puertorriqueño, Pedro Pierluisi, ya advirtieron que el restablecimiento total de la red puede tardar “días”.

También se restauró el servicio eléctrico en el Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico en San Juan y en el Hospital Centro Médico, que eran prioritarios, indicó LUMA en su cuenta de Twitter.

Según el portal de LUMA, están sin luz más de un millón de clientes de un total de 1,4 millones, pero los datos de la web no reflejaron la víspera el apagón total. La web estadounidense PowerOutage indica que 1,3 millones de abonados siguen a oscuras.

La generación de energía, que según los últimos datos disponibles es de 139 megavatios, es muy limitada para restablecer el servicio eléctrico a gran escala.

Para aumentar la generación, la estatal Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) informó anoche que había logrado sincronizar varias unidades en la Central Palo Seco, en Toa Baja, y en la Central San Juan.

Las plantas generatrices se apagaron al salir de servicio varias líneas de transmisión coincidiendo con los primeros efectos fuertes del huracán Fiona sobre la isla.

La red eléctrica de Puerto Rico es muy frágil desde el huracán María de 2017, que arrasó con la misma. En abril pasado, una avería en una central causó otro apagón general que tardó días en solucionarse.

Publicidad