Publicidad

San Salvador, 12 feb (EFE).- El subdirector para las Américas de Human Rights Watch (HRW), Juan Pappier, expresó este lunes su preocupación por el caso de la muerte bajo custodia de Alejandro Muyshondt, exasesor de Seguridad Nacional del Gobierno del presidente Nayib Bukele, y pidió una investigación “seria”.

Un sacerdote esparce agua bendita sobre el ataúd de Alejandro Muyshondt, exasesor de seguridad nacional del gobierno de El Salvador, hoy, en Antiguo Cuscatlán (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

“Seguimos con preocupación el caso de Alejandro Muyshondt en El Salvador. Se debe esclarecer el motivo de su muerte”, escribió Pappier en su cuenta en la red social X.

Patricia Álvarez, madre del fallecido Alejandro Muyshondt, exasesor de seguridad nacional del gobierno de El Salvador, camina junto al ataúd de su hijo, hoy, en Antiguo Cuscatlán (El Salvador). EFE/Rodrigo Sura

El subdirector de la organización no gubernamental de derechos humanos pidió una investigación “seria e independiente” y “garantías para que familiares, allegados y periodistas puedan investigar y reportar sobre el caso”.

Los restos de Muyshondt, que falleció el pasado miércoles en custodia estatal, fueron sepultados este lunes en un cementerio salvadoreño.

Antes de la ceremonia de inhumación en el municipio Antiguo Cuscatlán tuvo lugar un acto religioso en el que participó la familia de Muyshondt, al que habían procesado por cargos, entre otros, de revelación de documentos secretos.

La abogada Lucrecia Landaverde dijo a periodistas, tras el sepelio, que “es necesario llegar a la verdad de los hechos” sobre la muerte del exasesor de Seguridad tras denunciar la familia “maltratos” en la cárcel durante el arresto provisional de Muyshondt.

Landaverde denunció el viernes que el cuerpo de Muyshondt presentó señales de tortura e indicó que “existe un océano de dudas de cómo sucedió el deceso de esta persona”.

Muyshondt fue detenido en agosto de 2023, acusado de los delitos de revelación de hechos, actuaciones o documentos secretos por empleado oficial y favorecimiento de la evasión en beneficio del expresidente Mauricio Funes (2009-2014), procesado penalmente en El Salvador y nacionalizado en Nicaragua, donde vive.

Antes de la detención, el presidente Bukele publicó un mensaje en redes sociales donde señaló que “el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) descubrió que el señor Muyshondt actuaba como un doble agente desde el año 2019, habría trabajado para el expresidente Mauricio Funes”.

Publicidad